Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 19 de junio de 2010

La vida...

                                                                 

La vida, ese milagro que se acaba.

6 comentarios:

  1. La vida existe por sus detractores. Un abrazo Antonio.

    ResponderEliminar
  2. ... Como todos los milagros. Lo que empieza un día, acaba al otro. Triste realidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¿Por qué será que los endecasílabos añaden un plus de significado a cualquier frase? ¿O es solo una apreciación retórica? Diciéndola en voz alta, esta ráfaga despliega otra muy similar: «la vida es un milagro que se acaba». Da que pensar. Y también: Da, qué pensar.

    ResponderEliminar
  4. Quizá, más que preguntarse por qué existe, debiéramos preocuparnos por cómo vivirla. Simplemente.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cierto, Esmeralda. Y lo importante es ese día, saber llenarlo y, en la medida de nuestras posibilidades, ser felices y hacerlo a quienes nos rodean. Así de sencillo y así de complicado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, Alfredo, la magia del endecasílabo. La verdad es que este surgió como inicio de un poema, luego me pareció que debía ser el verso final y, más tarde, tras varios intentos, caí en la cuenta de que ello era el poema. Y así quedó.

    No está mal, de vez en cuando, pensar un poco (digo yo).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar