Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 21 de junio de 2010

Picassiana



     No voy a la Poesía, la Poesía viene a mí. No escribo versos cuando lo pretendo, sino cuando me son dados. Pero tampoco podría llamar a este proceso inspiración; acaso trance, eso sí, preciso y pasajero, que debo administrar con disciplina y trabajo.

8 comentarios:

  1. Y una vez escritos son propiedad del universo.
    Inspiración , trance, locura. Lo cierto es que a mi me sobrepasa, me supera. sacade mi cosas que yo misma ignoro de mi misma. Un abrazo y sigue así poeta. Sorprendiendote.

    ResponderEliminar
  2. Trance o musa, primero el brote de la palabras, luego viene el juego con ellas...

    ResponderEliminar
  3. Acaso trance, acaso necesidad...Algo se revuelve por dentro, algo se prepara, como un parto. Y tiene que ver la luz o muere en su propia sombra.
    Abrazos cordiales

    ResponderEliminar
  4. Posiblemente, ahí esté la clave: en hallar en la palabra escrita cosas que ignoramos de nosotros mismos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La pregunta, quizá, sea, qué origina ese brote. O quizá esto sea, a la postre, lo que menos importe...

    Gabriprog, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. El afán de explicar y explicarse, de conocer y conocerse...

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  7. El poema es poda, clicks que embellecen el alma.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Me quedo, Eli, con ese concepto: "El poema es poda". Me encanta; perfecta definición y declaración de intenciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar