Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 16 de julio de 2010

Carmen

 


Aún recuerdo la luz de aquel invierno,
la transparencia con la que llegaste
un domingo a mi vida; cómo entraste
en mi casa, mi tiempo y mi cuaderno.

Los versos que llegaron de tu mano
barrieron la tristeza de otros versos.
Y cambiaste mis viejos universos
por un amanecer nuevo y cercano.

Desde entonces mi vida —ese latido
que late a tu compás; luz que resuena
porque tú cada día me enamoras—
es un árbol cargado de sentido.

No hay libertad mayor que esta cadena
con la que Amor me apresa a todas horas.

5 comentarios:

  1. Felicidades a ambos, a la musa, tan tenaz y felizmente inspiradora, y al poeta, tan libre y dulcemente encadenado. Y feliz navegación hacia ese poniente marinero que habrá de traer, como cada día, una luz nueva (como más o menos dice el lema general de este rincón tan apacible). Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por esos versos llenos de luz y amor a Carmen. Y a Carmen por ser una mujer afortunada, al tener al trobador al lado, y al celebrar su santo.
    Feliz dia a ambos.
    Con mis abrazos sinceros

    ResponderEliminar
  3. Es romántico y precioso, felicidades a tu Carmen por su santo y a ti por tan bellos versos.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Carmen y tú están en buenas manos, las del amor y la poesía, las del ensueño y la dicha. Felicidades para ambos, a quien escribe y a quien inspira, a quien asombra y a quien deslumbra. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Alfredo, Esmeralda, Paloma y Eli:

    Gracias por vuestras palabras y felicitaciones.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar