Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 4 de julio de 2010

Estampas








Sobre la rama,
honda sabiduría,
dos lunas llenas.







 


 

 A ras de suelo,
relámpago de vida,
ratón de campo. 

 

                   Tan sigilosa
                   como el propio silencio
                   repta la muerte.





 En las alturas,
 impasible y ajena,
 fulgor, la luna.

10 comentarios:

  1. Preciosos haikus. ¿porqué nos suenan tan bien?
    Además creo que siguen no sólo la forma sino el espíritu del haiku. Así los leo y me llegan.

    Un saludo
    Gonzalo

    ResponderEliminar
  2. Eres el rey del haikú, todos me han gustado pero el tercero además me ha estremecido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Sol y la luna,
    el ojo y su párpado,
    vaciándose.

    No basta al ratón,
    para a sí, defenderse,
    su larga cola.

    Junto a su piel,
    deja también su ojo,
    mar extático.

    Caronte sube
    y cobra a la luna,
    nuestro pasaje...

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Aunque no hubieras puesto las imágenes, creo que hubiéramos podido adivinar "la estampa", bella y poéticamente captada. Preciosos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Genial y bella entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gonzalo, gracias por la visita. Celebro que te agraden estos pequeños flases robados, como quien dice, a los documentales de la 2.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Terly, tanto como el rey... En lo que sí coincido contigo es en la preferencia por el tercer jaikú, aunque no sabría precisar exactamente por qué.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Eli, mereció la pena esta entrada para recibir el regalo de tus jaikús. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Paloma. Estuve en un tris de no ponerlas (las imágenes), pero me pareció que rompería la inercia y estética del blog... igual me equivoqué.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Milagros, gracias por tu generosa lectura. Tanto como genial... (es que es palabra a la que tengo mucho respeto, y me parece que a veces se emplea con demasiada ligereza, ¿no?)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar