Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 7 de julio de 2010

Gazpacho (cocineto* veraniego)



Con la caló subiéndose al mostacho
—obsérvese figura harto ocurrente—,
me meto en la cocina, con la mente
puesta en un gran caldero de gazpacho.

Tomatitos maduros y un buen cacho
de cebolla, pepinos, ajo (un diente),
—y, si gusta, pimiento sin simiente—,
serán los ingredientes del gazpacho;

sin olvidar la sal ni el acetato,
ni el aceite de oliva, por supuesto.
Lavo, pelo, trituro y en un rato

tengo mi gazpachito ya compuesto.
Un lujo culinario bien barato,
que en este cocineto dejo expuesto.

(El lector avizor habrá advertido
que con tanto gazpacho, he repetido.)



* COCINETO: Receta de cocina expuesta en forma de soneto. El término, fue acuñado en un ya lejano día por ANGASTACO, en el Foro de Sonetos de POESÍA.COM, a partir de la palabra CHISNETO, del Profesor Ricardo Redolí, de la UNIVERSIDAD DE MÁLAGA (ESPAÑA), que se refiere al chiste contado en soneto.

10 comentarios:

  1. Rico, rico, este "cocineto", con su estrambote y todo. Y con sus tropezones al "lao".
    ¡Qué gran invento el gazpacho!

    Y seguido de una siesta (otro invento de no te menees), miel sobre hojuelas.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Delicioso ese gazpacho aliñado en soneto...
    Para aplacar las tardes de caló.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Qué quieres que te diga, ingenioso y apetitoso y no sé si por la sal, pero indudablemente gracioso ;-)

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Cierto, Elías, ¡Y la siesta! Aunque, te seré sincero, yo soy poco de ella, y tiene que estar muy muy pesada la tarde para que me la eche. No obstante, reconozco que es todo un invento. Y beneficioso para la salú. (Como el gazpacho, claro) (guiño cómplice).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Esmeralda. Espero que sepa bien.
    Que aproveche.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Esto de los "cocinetos", Paloma, fue un invento divertido, y surgieron multitud de ellos auténticamente ingeniosos, precisos en la receta y perfectos en la forma. El amigo Manolotel, desde sus "De los caminos andados" o Luisa Arellano, desde su "Blues de las encinas", por citar sólo a dos, seguro que podrían rescatar algunas de aquellas recetas, ricas, ricas...

    ... Y, por supuesto, todo aquel que se anime a jugar con el soneto y sea un poco "cocinilla".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Genial, Antonio! Es tu réplica a Luisa Arellano.

    Está buenísimo este gazpacho...

    Besos.
    laura

    ResponderEliminar
  8. Qué bien! echaba de menos estos cocinetos. Yo escribí uno sobre la tortilla de patatas, pero se habrá perdido en las tripas de algún cd.

    Veo que no has perdido cuchara, amigo.

    ResponderEliminar
  9. Laura (a ver si me deja contestar la línea): celebro que te haya sabido bueno este gazpacho. Como digo más arriba, en su momento hubo bastantes cocinetos, muy sustanciosos, tanto por la receta en sí (todos pueden cocinarse siguiendo sus instrucciones) como por la chispa de sus versos. Luisa, como excelente poeta y, seguro, cocinera, apuntó unos cuantos, entre ellos, esas migas extremeñas tan apetitosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. vocal, esto, como ya sabemos, además de cocinetos, son puros divertimentos: juegos con la rima y los fogones, ejercicios de dedos para asuntos de mayor enjundia. Sobre todo, como digo, pura diversión. Creo que en algún sitio, más o menos controlada, debo yo tener tu receta de tortilla de patatas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar