Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 7 de julio de 2010

Imposible sueño (*)



Quise escribir sobre la vida un día,
dejar en el papel mi rostro auténtico,
acercarme a los hombres con palabras
sacadas de lo exacto del silencio.

Quise, imposible sueño, ser poeta:
arrancarme de mí para encontrarme
alguna vez al lado de los otros,
transparente y tenaz, como el mar mismo.

Pero si miro atrás de nuevo siento
que las palabras que tracé son nada,
arena en el desierto, desconcierto,

ecos de claras voces que escuchaba
desde mi juventud, cuando una tarde
quise curar mi corazón cantando.




(*) Del libro LA LUZ VIENE DE TI (Talavera, 2001)

3 comentarios:

  1. Pues, amigo Antonio, tu "imposible sueño" se cumplió, y este poema lo demuestra. Este y muchísimos más.

    Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Antonio; yo sigo dudándolo. Esa palabra, "poeta", me causa mucho respeto y me da miedo confundir versos con Poesía. Seguimos intentándolo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Precioso, amigo. Recuerdo aquel estilo tuyo del año 2001; siempre me ha admirado la limpieza de tus composiciones, este soneto blanco es una preciosidad.

    ResponderEliminar