Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 23 de julio de 2010

Yul Ballesteros Quartet

 


A tientas por la noche y en busca de destino
la guitarra bucea en las fuentes del saxo, 
mientras el bajo horada la voz de los subsuelos
y la luna se asoma, ajena y distraída. 
Se han abierto las puertas que dan en el misterio
y en esta hora de encuentros lo imposible es posible. 
El rosetón del día lo ocultan los acordes
de la melancolía y el humo de los trenes.
Y yo voy de viaje al ritmo de lo exacto.


2 comentarios:

  1. Yo de Jazz no sé ni mu, así que poco puedo aportar. Mi desastroso sentido del oído me exige melodías con transiciones más o menos suaves así que no me atrevo ni a escucharlo.

    El poema me da una idea de lo que me estoy perdiendo, lástima.

    ResponderEliminar
  2. Amiga vocal: Al jazz, como a casi todo, se llega por casualidad, intuición y algo de voluntad. Desde siempre, para mí ha sido junto a la música clásica, y más concretamente la del Barroco, de las que más me ha llegado, y he disfrutado mucho con ella desde mi adolescencia (claro que, como con todo, hay jazz y jazz, y no todo entra igual de bien ni en todo momento), pero, bueno, lo saboreo siempre que puedo. Por eso, este festival de jazz que estamos teniendo en Talavera esta semana, y que esta noche cierra con la actuación de Al di Meola, está siendo para mí un verdadero placer, del que intento dar fe en estos breves poemas que acompañan a los vídeos de YouTube de los artistas participantes. Ellos, y no mis textos, son lo verdaderamente interesante, y lo que da valor a estas entradas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar