Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 12 de agosto de 2010

Entre el canal y el tren

[Imagen: Canal del Alberche, próximo a Talavera de la Reina. 
Fotografía tomada del diario La Tribuna de Talavera. Edición digital 04-04-2010]


     Me sorprendo a mí mismo al recordar a unos chavales de ocho o diez años, a la salida del colegio, fumando cigarrillos Antillana, en busca de aventuras en las afueras de la ciudad, entre el canal y las vías del ferrocarril. Y me recuerdo saltando de uno al otro lado del canal, como esos exploradores de película que veíamos lo domingos en el cine, en programas de sesión doble. Y vuelvo a sentir el miedo que me atenazaba mientras al otro lado los demás me animaban al vuelo. Aún no sé cómo no acabé nunca en las aguas, ni qué ángeles nos guardaban para no terminar arrollados por alguno de aquellos interminables trenes de mercancías. Y, al evocarlo nuevamente, me parece intuir en ese espacio el lugar al que acudo cuando busco a tientas un sueño, un verso, una iluminación.

4 comentarios:

  1. El canal de tu voz riela la esperanza. Un abrazo que concentre los puntos cardínales, en la hora pico. un tiempo para vencer.

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo, Eli. Gracias, una vez más, por tus palabras.

    ResponderEliminar
  3. 'Pureza y peligro', llamó Mary Douglas a su libro de antropología. Pero bien podría ser un poemario, con este texto como leyenda.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Al, hermoso título, éste de Mary Douglas. Ya me hubiera gustado a mí adueñármelo para, como bien dices, servir de armazón a un poemario.

    Se agradece la visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar