Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 15 de agosto de 2010

Hacia el otoño (Haikús)





Vereda líquida:
en su voz transparente
el tiempo en fuga.










Metamorfosis:
el alma de los ríos
pájaros blancos.










                                       Primera lluvia
                                       moscellas del verano
                                       luz de septiembre.








Melancolía:
esquirlas de otro tiempo
lluvia en el alma.








El sol salpica
de dorados reflejos
las hojas verdes.





[Las fotografías que ilustran el primer, cuarto y quinto haikú: ©  Jesús García Martín;
Las que ilustran el segundo y tercer haikú:   ©   C. Elvira

11 comentarios:

  1. Perfectos en sus contenidos y formas. Ausencia casi total de verbos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Son preciosos, en enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. He disfrutado toda la página. Mis cosas comienzan a estar en cierto modo más calmadas y espero atender un poquito mejor mi blog, los vuestros y por supuesto que podamos tomar ese café que tenemos pendiente como es debido.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Lluvia en el alma... Los habéis que siempre sabéis el camino interior.
    Saludos Antonio.

    ResponderEliminar
  5. Hermosas palabras, imagenes que revolotean...

    Me gustó pasar por acá. Te felicito y te invito a pasear tu mirada por mi blog

    www.amanecelapalabra.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Terly, siempre generoso en tus apreciaciones. Gracias por la visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Amadeus, se agradece el juiciio favorable.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Luisa, esperemos que poco a poco las cosas vuelvan a su cauce. Ese café está cerca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Cristal, tus palabras me sobrepasan. ¡Quién pudiera conocer ese camino interior del que hablas!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Blanca, bienvenida a este rincón de verbos y palabras. Como digo siempre, la puerta está abierta las 24 horas. En la mesa-camilla, hay café y pastas de te para los amigos.
    Gracias por tu invitación a visitar ese "amanecer". Dejaré tarjeta de visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Bien, bien. Creo que me gusta más que los sonetos pero tampoco lo tengo tan claro.

    ResponderEliminar