Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 28 de septiembre de 2010

Mi voz

 [Imagen: atardecer en el pantano de Navalcán ©  C. Elvira] 
 
     Mi voz, mientras escribo, es un rumor que late buscando una salida. Ni conoce el camino ni sabe bien qué espera, pero avanza en un hilo de tinta enamorada. Irrumpe algunas veces más allá de mis pasos, corre alocadamente intuyendo un sendero. Y luego se detiene, vuelve sobre sus huellas y comienza de nuevo a indagar otros rumbos.

     Mi voz tiene el sabor del paloduz que, niño, deshilaba en mi boca con placer y deseo. Tiene, a veces, la claridad del alba; y las más, el oscuro rumor de un sol perdido. Pero escribo mi voz, y mi voz me sostiene cuando acecha la sombra de la desesperanza. Y cuando me ha tocado el amor con sus flechas, mi voz se ha confundido con las rosas más puras.

     Mi voz y la palabra. Aunque pasen mil días sin poder encontrarse, acaban por beber siempre en el mismo río. Ocurre en el instante en que un fulgor estalla y devora el silencio.

     Me ha salvado mi voz de muchos sinsabores.

6 comentarios:

  1. La disposicion prosaica de renglón seguido apenas enmascara el ritmo meditativo y bien marcado de los alejandrinos dominantes (incluido el último, que parece de 13 pero suena sin problemas en 14): buen armazón (iba a escribir caparazón, pero la estructura, pese a la rigidez sonora, está abierta) para contener este ir y venir de la mano al papel, del papel a la voz, de la voz a los ojos, y de los ojos hacia el espacio exterior del que es gran metáfora el agua extendida, tal vez imagen y reflejo (espejo) de la propia conciencia. Pese a todo, hablar. Aunque sea en silencio. Hermosa poética, Antonio, lúcida y balsámica. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Esa voz separando los tiempos, buscando una salida y dando respuestas, como tus poesías.
    Alicia

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Bastet. Por el elogio y, sobre todo, por la visita. Últimamente, ando falto de tiempo, pero procuro asomarme a las ventanas amigas. Por cierto, ¿quién dijo qué de no sé qué de cómo escribes?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Alfredo, es cierto que el texto, básicamente, está compuesto en alejandrinos. Y a punto estuve disponerlo en versos. Sin embargo, así salió en principio, y así se quedó. En cuanto al meollo, es pura confesión, además de "poética". O eso intentamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Alicia, gracias por las elogiosas palabras que dedicas a mis textos. Gracias por dejar tu tarjeta de visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar