Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 7 de septiembre de 2010

Poema de amor

 [Imagen: Puesta de sol en LAS MÉDULAS,  ©  C. Elvira]

las cosas que suceden por el mundo
(y yo sin escribir)
grandes inundaciones atentados
(y yo sin escribir)
gobernantes obtusos hambre paro
(y yo sin escribir)
vertidos de petróleo mar herido
(y yo sin escribir)
este fin de semana me he enterado
(y yo sin escribir)
de que se están muriendo los castaños
(y yo sin escribir)
la tele da noticias que acongojan
(y yo sin escribir)
y nunca pasa nada hasta que pasa
(y yo sin escribir)
afganistán irak oriente medio
(y yo sin escribir)
más miseria más hambre más dolores
(y yo sin escribir)

sólo cuando tú llegas y me miras
escribo para ti.

14 comentarios:

  1. Alguien escribió, y juraría que fue José Alberto Santiago (pero no estoy seguro): «No poder escribir / es el verdadero estado de entusiasmo...» Se me viene a la cabeza esta especie de aforismo leyendo tu canción porque muchas veces he sentido la tensión irresuelta que provoca el deseo no cumplido de añadir unas líneas, por más que sean por completo prescindibles, al "discurso del mundo": todo eso que pasa pero que parece que solo pasa si nos pasa (y perdón por el trabalenguas). Esa misma "murga" (y léase la palabra en su mejor sentido) es la que leo en esta cantinela tan efectiva que resuelves del lado de la intimidad: por más que en él estemos implicados y hasta concernidos, el mundo no pasa de ser un lugar ancho y ajeno si no hay una mirada que nos lo vuelva significativo. Hermosa la llamarada de sol sobre Las Médulas (y excelente el poema-reflexión de ayer sobre esa excepción romana en el paisaje berciano). Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Antonio: Óscar Niemeyer, el gran arquitecto brasileño, lo dijo de esta manera: "El mundo es tener una mujer al lado y que sea lo que Dios quiera".
    Y si no hay que escribir, pues no se escribe, como dice Alfredo que dijo José Alberto.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Sin embargo sobre todo esto que pasa en el mundo, "sin escribir" escribes.
    Se me viene a la mente la frase polémica de León Felipe: "si la poesía no sirve para nada, que se vaya a mal sitio".
    Pero como sugieres el amor nos da la palabra.

    ResponderEliminar
  4. Esa incapacidad para escribir como consecuencia de las cosas que ocurren en el mundo es la demostración palpable de tu sensibilidad de poeta.
    Solo sus ojos te inspiran. Lo demás revuelve las entrañas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues sigue sin escribir de la misma forma, amigo...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Escribir no cambia las cosas, sino las huellas de ellas.

    Generaciones enteras sobreviven en la piedra. Montañas que nos recuerdan, la hilera de su consciencia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Alfredo, una vez más, gracias por compartir tus reflexiones serenas y certeras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Elías, pues totalmente de acuerdo con Óscar Niemeyer. Y dichosos aquellos que podemos confirmarlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Gonzalo, gracias por la visita y tu certero apunte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. anabel, eso que dices sí que es todo un halago. Procuraré no crérmelo demasiado (guiño cómplice)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. cristal, lo intentaremos. Se anima uno sabiendo que detrás hay gente que está y que, en ocasiones, hasta coincide con lo que escribimos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Como siempre, Eli, tus comentarios van más allá de la simple observación ante el poema para hacerse poema mismo. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Amigo Antonio,

    Tu poema me hizo comprender que la saturación noticiosa produce estados de ánimo (o desánimo)que se reflejan en lo que más nos llena a los escribidores. Tal vez debamos hacer una terapia de "ojos y oidos cerrados"....y dedicarnos a escuchar música y ver dibujos animados intrascendentes, para recuperar la esperanza.

    Un abrazo,
    Lily

    ResponderEliminar
  14. Amiga Lily, la esperanza es algo a lo que debemos aferrarnos siempre, aunque sea "sin esperanza", como tabla salvadora ante un mundo cada vez más inhóspito y deshumanizado. A la esperanza, por el amor: por esos ojos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar