Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 18 de septiembre de 2010

Primera luz

 [Imagen: SOL ARDIENTE DE JUNIO, de Sir. Frederick Leighton 
Museo de Arte de Ponce - Puerto Rico]


Amo el amanecer y su luz tibia,
el despertar sereno de la aurora,
la imagen del perfil de los tejados
recortados en sombras contra el cielo.

Pero amo más amanecer tendido
en la proximidad de tu costado,
sentir cómo respiras en el sueño,
ajena a mi mirada, que te arropa.

Me gusta ese momento, sólo mío,
sintiéndome el guardián de tu descanso,
lejos del mundo y sus iniquidades;

alcanzada la paz en la cadencia
de tu respiración. Y, sobre todo,
ver que despiertas y tu luz me abraza.

6 comentarios:

  1. Luz y alba; amanecer y compañía; el guardián de la paz es eterno vigilante.
    Precioso soneto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué hermoso ministerio. Me parece haber leído tu delicioso soneto en alguna entrada anterior, pero siempre resulta igualmente cautivante.

    Y gracias por visitar nuestro museo con tus composiciones. Saludos fraternos Antonio.

    ResponderEliminar
  3. Cada verso de este soneto está lleno de calma y de sosiego, como muestra de tal vez un amor sereno y maduro.

    Transmite paz y te envuelve, como si de las sábanas de ese despertar se tratara.

    Llego a ti, como suele suceder en estos casos, casi de casualidad.

    Me gusta, y te seguiré visitando.

    Saludos. Ana

    ResponderEliminar
  4. Cautivadora la delicadeza de estos versos de amor, llenos de serenidad y belleza.

    La pintura de Leighton resulta sumamente adecuada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Algo así debe ser la felicidad, querido amigo.
    Sin sombra del pasado o del futuro, un instante rescatado de entre el tiempo y la rutina, fugaz como un pensamiento y limpio como una lágrima.

    Y todo eso, imposible de aprehender, comprimido en catorce hermosos versos, solo para nosotros.

    Un placer volver donde solíamos.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Esmeralda, Eli, Ana, Anabel, Manolotel:

    Aunque sea con cierto retraso, vaya mi agradecimiento por vuestra visita y generosas palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar