Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 6 de octubre de 2010

Melancolía

Entre la niebla lenta de los días,
en las agujas de las soledades,
en la vieja alameda, en las edades
detenidas en las fotografías.

En los amigos y en las melodías
que el tiempo a veces trae, en las ciudades
que trazó el corazón, en las verdades
y las mentiras de las biografías.

En el sabor de un beso, en el primer
amor, en el paisaje de la infancia,
en el plumier y la primera escuela.

En lo que nos negamos a temer,
en lo vívido y puro, en la sustancia
de la felicidad: allí, su estela.

5 comentarios:

  1. Gracias por darle rítmo a las memorias que nacen en tí y morirán con nosotros. Un abrazo Antonio.

    ResponderEliminar
  2. La melancolía, querido Antonio, ya lo dijo Joubert, "es una pena que no tiene nombre".

    Y gracias por la Fitzgerald.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Melancolía de las cosas perdidass, del tiempo que fluyó, engañó y quedó atrás... en las inolvidables fotos en blanco y negro ...
    Días otoñales para recordar con nostalgia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Más que pariente de la pena, la melancolía tal vez sea, en el fondo, una alegría que conoce las pérdidas: nos invade como una luz que rescata, un poco a destiempo pero aún con fuerza, lo que ya está en sombras. Es un sentimiento escurridizo, inevitable, aunque haya que evitarlo, un poco dulzón y hasta autoindulgente. Un destilado valioso de la memoria que se mezcla con las intuiciones más puras de la vida, quizás con cierto instinto animal del alma, no sé; en todo caso, un estado de ánimo al que no hace ninguna justicia su estricto origen etimológico ("bilis negra"). Tu poema nombra con precisión y belleza algunos lugares en los que la melancolía resulta bien visible. Y, además, sin nombrarla (salvo en el título), como ella misma hace. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Eli, Elías, Esmeralda, Alfredo:

    la melancolía... ¡cuántas definiciones puede haber sobre ella! Yo me limité a dejar unas cuantas pistas de lugares comunes en los que es fácil coincidir.

    Gracias a todos. Un abrazo.

    ResponderEliminar