Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 5 de octubre de 2010

Soy

[Imagen: En El Piélago ©  A. C. G.] 

Soy en cuanto no es: en la quietud
del tiempo, del espacio, de la vida;
soy la luz misma, cuando, detenida,
fulge en revelación y plenitud.

Yo soy la cara oculta del alud,
el alma de la nieve, la medida
de la furia del viento y la crecida
del torrente y del mar. Exactitud

soy, a mi modo y a mi forma. Y guardo
en mi presencia virginal e ignota
un espacio de paz que reverencio.

Soy fuego en realidad, pero no ardo.
Soy la víspera fértil de una nota.
Soy sólo siendo en mí. Soy el silencio.

8 comentarios:

  1. Solemne reafirmación hacha soneto, no me que cabe duda; eres.

    Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
  2. Antonio:
    Pues sí, eres todo eso, y más: eres un enorme poeta.
    Me queda retumbando en la mente tu frase:
    "soy la víspera fértil de una nota"
    es, simplemente, preciosa!
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  3. Excelente soneto.

    Soy sólo siendo en mí. Soy el silencio.
    Este verso me parece una hermosa afirmación que puedo suscribir letra a letra. Así me siento.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que bien se te dan los sonetos. un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ... Pues ese silencio tiene mucho que decir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Un escrito que he de acompañar con mi silencio. Te creces con cada nueva entrega.

    ResponderEliminar
  7. Paloma, Lirio, Noray, Milagros, Esmeralda, Jesús, Eli:

    Gracias a todos por vuestras palabras.
    Este soneto, como el del soliloquio de la Poesía, y otros que vendrán, es un intento de dar voz a estados de ánimo, o "potencias" intangibles; algo así como en los autos sacramentales, pero, evidentemente, desde otra perspectiva. Vuestros comentarios animan a seguir.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar