Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 13 de diciembre de 2010

Presentación de "Primer adiós del fauno"

 
[En la imagen, un momento de la presentación: de izquierda a derecha: Rodolfo Mateos, Francisco Castaño y Antonio del Camino]
              ©  C. Elvira             


              Tal como estaba programado, el pasado viernes, día 10, se presentó en Talavera Primer adiós del fauno, del poeta Francisco Castaño. El acto, en la Sala Carmelo Castilla del Centro Cultural Rafael Morales, de Talavera de la Reina, comenzó con una introducción a cargo del Concejal de Cultura, Don Carlos Gil, quien tuvo para Francisco Castaño palabras de elogio, no sólo por su labor como poeta, sino, también, por la tarea que desarrolla como Director del Organismo Autónomo Local de Cultura del Ayuntamiento de esta ciudad, dependiente, precisamente, de la Concejalía de Cultura.
            Carlos Gil destacó la responsabilidad y eficacia de Castaño en el puesto que ocupa, así como su pasión por el fútbol y, concretamente, el Barcelona; además de elogiar su amplia obra poética, publicada siempre bajo el sello de Hiperión.
            A continuación, me tocó a mí intervenir. Y lo hice trazando un somero itinerario por la obra del poeta, desde su primer libro, Breve esplendor de mal distinta lumbre, que yo descubriera en 1985, hasta este Primer adiós del fauno, de reciente aparición. Durante mi locución, destaqué la vocación clásica del autor, el diálogo manifiesto de su obra con la Tradición, y la calidad poética de sus composiciones que, ajustándose a métricas y rimas que se autoimpone, fluyen de forma aparentemente natural y espontánea, nada encorsetada. Entre sus temas: el Amor, el Desamor, el Tiempo, la Amistad, el Quehacer poético...
            Tras mis palabras, le llegó el turno a Rodolfo Mateos, profesor de literatura en un instituto de nuestra ciudad, quien centró su intervención en el libro presentado, para cuya lectura facilitó una serie de claves respecto a lo que era y no era este poemario.
            Por último, Francisco Castaño, visiblemente emocionado, leyó una amplia selección de poemas, y firmó ejemplares de su obra.
            Lo mejor, como suele ocurrir en estos casos, vino después, ante unos vinos, compartiendo amistad en distendida charla.
             No me resisto a terminar esta pequeña crónica sin incluir unos poemas del libro, correspondientes a su IV parte:

                        1
                        Si miramos hacia atrás,
                        El tiempo es un simple esbozo
                        Que no nos da para más
                        Que una víspera del gozo.

                        4
                        Luna en el parque.
                        Hojas muertas y olvidos
                        En el estanque.

           
                        17
                        Qué bien se vive en la contradicción.
                        Quiero estar solo pero no sin ti,
                        Me gusta el sosegado frenesí
                        Y andar a campo abierto en un rincón.

Y este otro, dedicado a los presentadores, y manuscrito: 



P.D.: La prensa, recogió así la noticia.

8 comentarios:

  1. Hola Antonio y gracias por cada convivio que nos ofreces con cada una de las edades de tu alma. Los poemas de Francisco son hábitat de sensibilidad palpable. Al igual que tu corazón. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sólo puedo lamentar no haber podido estar en el acto.

    Gracias por hacernos partícipes a través de tu blog.

    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  3. Gran presentación con tres oradores que no habían ido a cubrir el expediente. Felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la reseña, Antonio. Y cómo se agranda la lista de futuras lecturas. Qué corta esta vida para leer todo lo que uno quiere, pese a la voracidad.

    ResponderEliminar
  5. Eli, ¿qué decir? Simplemente, una vez más, muchas gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Luisa: como te decía por otro lado, lo importante es que sigas mejorando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Don Enrique, siempre es bueno tener amigos que hacen una publicidad tan favorable. Gracias por tu asistencia y por dejar aquí tu tarjeta de visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Es cierto, Píramo, por mucho que abarquemos siempre nos quedará más por abarcar. En lecturas y en tantas otras cosas. Pero, bueno, lo importante es ir disfrutando de aquello a lo que llegamos. Gracias por tu presencia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar