Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 19 de enero de 2011

Crónica de un día de "cumple"

     Por aquello de celebrar el día de alguna manera diferente, y dado que hacerlo con nuestras hijas, en época de exámenes, quedaba descartado, decidimos hacer una excursión a Guadalupe, donde hacía más de quince años que no habíamos vuelto. No era buen día para viajar: la niebla, durante buena parte del trayecto, fue reina y señora, y nos privó de los paisajes de Los Ibores, por donde fuimos, tras dejar a un lado Navalmoral de la Mata. Lo bueno es que la carretera, tal día como ayer, apenas tenía tráfico; que las líneas en el asfalto son fácilmente visibles y que uno, a la hora de conducir, nunca lleva prisa. Así, despacito y con todo el cuidado del mundo, fuimos ascendiendo y descendiendo monte, hasta que, a unos ocho kilómetros de Guadalupe, la luz se hizo. Allí, detenidos en un mirador desde el que se contempla el pueblo, pudimos apreciar cómo la niebla se alzaba en esos momentos, de modo que formaba una especie de tocado, esponjoso y blanco sobre las torres del Monasterio y demás edificaciones.

     Guadalupe, ayer, mostraba un rostro tranquilo y cotidiano, lejos del bullicio de grupos de turistas que en otros meses y en fines de semana, suelen tomar sus calles y llenar bares y tabernas. Intentamos visitar el Monasterio, pero nos dijeron que ya, hasta las 16,30 h. no había visitas (era la una de la tarde). Vimos, eso sí, el templo, al parecer en vías de reparación (al menos, había una red protegiendo la nave central, quizá por algún desprendimiento que pudiera haber ocurrido o por evitar posibles daños, en caso de riesgo de  algún derrumbe), y paseamos tranquilamente por sus calles, donde apenas nos cruzamos con nadie, aparte de los tenderos de los comercios típicos de comestibles y artículos de regalos y recuerdos. 

   Hicimos algunas fotos, comimos en El Parador y, tras evaluar la posibilidad de quedarnos a visitar el Monasterio y tomar el camino de vuelta a eso de las seis o coger "carretera y manta" para evitar que se nos hiciera de noche en el trayecto, decidimos dejar la visita para mejor ocasión y volvimos sobre nuestros pasos, ahora sin rastro de la niebla que nos acompañó durante la mañana y con parada obligada en el Pantano de Valdecañas, donde pudimos disfrutar otra vez de los monumentales restos romanos, salvados de esa Talavera la Vieja, desaparecida bajo las aguas del embalse.



     Llegando a Talavera, con unas cuantas llamadas perdidas en el móvil, recibimos la del amigo Romeral, quien anda por mi pueblo montando la exposición que inaugura mañana, día 20, en el Centro Cultural Rafael Morales. Había intentado hablar conmigo unas cuantas veces durante el día, y quedamos en vernos en la sala de exposiciones. Allí, además de compartir su siempre grata compañía, recibí de él un regalo tan grande como su generosidad: una escultura suya en hierro y piedra, de la serie "Mis Dulcineas de Melque", que ya luce junto a otra Dulcinea hermana, esta pintada sobre papel, en nuestra casa. 



     ¿Puede pedirse más?

10 comentarios:

  1. Vaya..vaya..!! Que cumpleaños mas hermoso...No solo recibiste un hermoso regalo, ya que la Dulcinea de metal luce preciosa en tu mesa, sino que disfrutaste de un día precioso de paseos y vistas a la naturaleza y obras de arte.
    Yo también hace 25 años recibí un hermoso regalo en estas fechas...un regalo que disfruto cada día de mi vida...mi hijo mayor, Miguel nació el 18 de enero.
    Besoss..disfrute mucho de tu paseo a Guadalupe

    ResponderEliminar
  2. Antonio , entro para comunicarte que hemos descubierto un copiador de versos que tenia versos miosy de otros poets en su blog. En dicho blog constaba tu blog como que lo seguía. Su Nombre es Miguel Hernandez. En realidad es un seudónimo. Te lo comunico para que lo sepas y lo borres si crees conveniente. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya, vaya!... te viniste a celebrar tu cumple a mi tierra ¿eh? ¡Perfecta elección! :)

    Además te paraste en mi pueblo (Bohonal de ibor) ya que las ruinas romanas de Talavera la Vieja, pertenecen ahora al término de Bohonal.

    Me alegra que lo disfrutaseis.

    Abrazos.

    P.D. aprovecho para corregir a Milagros, ya que yo soy la otra poeta a la que este elemento ha plagiado. El interfecto se llama en los blogs MIGUEL EDUARDO (aunque suele jugar con su otro nombre y apellido) En Twitter donde exponía una cantidad ingente de mis versos como si fuesen de él se llama MIGUEL EDUARDO FERNÁNDEZ SILANO.

    ResponderEliminar
  4. Doña Bostezos, gracias por su visita y, aunque con dos días de retraso, felicidades también para su hijo Miguel.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Milagros, gracias por el aviso. Por desgracia, me temo que por muchas precauciones que podamos tomar no estamos a salvo de acciones como la del "amigo". Bien está que, en la medida de lo posible, gentes así queden al descubierto, pero... Lo que no puedo entender es que personas a las que, al parecer, les interesa la Poesía se puedan pringar en "tomar prestados" ("robar", sería la palabra exacta) versos de otros, para presumir de algo que en su fuero interno saben que no es suyo. "Mezquindad", le llamaría a eso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Luisa, efectivamente, anduvimos por tu tierra, y nos acordamos de ti. Gracias por el aviso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Feliz Cumplevida Antonio y que junto a tu dulce esposa, sigas irradiando en cada camino de niebla, luz desnuda. Un abrazo para ambos.

    ResponderEliminar
  8. Eli, gracias. Un abrazo también para ti.

    ResponderEliminar
  9. Un poco tarde porque el cambio de año también ha coincidido con cambios en la periodicidad de consultar el blog de los amigos o escribir en el mío, te felicito por tu cumpleaños.

    ResponderEliminar
  10. D. Enrique, en cualquier caso, se agradece.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar