Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 16 de febrero de 2011

Capadocia (enclave)

Chimeneas de las hadas, en Capadocia
[Imagen tomada de la Web: http://turquia.pordescubrir.com/]


Hoy, dieciséis de febrero,
sueño con la Capadocia,
y yo sé por lo que sueño.


(Una vez colgada esta entrada, doy con una variación al texto que no me resisto también a mostrar):

Hoy, dieciséis de febrero,
sueño con la Capadocia,
y yo sé por qué la sueño.

10 comentarios:

  1. Yo si se porqué sueñas y tu sueño comparto.
    Besos.
    C.

    ResponderEliminar
  2. No conocía de este lugar...fui al Google y quedé maravillada de esta formación geográfica ...
    Gracias por mostrarla..es una belleza...Besos

    ResponderEliminar
  3. Los sueños son vidas que viven las hadas... y otros seres que a veces pueden ser maravillosos, a veces... no tanto, pero que siempre, siempre encienden una luz en nuestros corazones. Capadocia tiene en su nombre, aparte de algún obvio runrún algo estremecedor, la sugerencia del espacio legendario (aunque aún sea Europa) que se presta al vuelo en libertad, y seguro que en muchos de sus enclaves, como éste tan hermoso, pueden cosecharse claves para seguir soñando. Seguro que será toda una experiencia ;-) Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo C., sigamos compartiendo sueños.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Doña Bostezos, me alegra haberle podido descubrir lugar tan mágico.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Don Alfredo, no has podido definirlo mejor. Gracias por la visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. No es mucha la variación, pero yo me alegro que la hayas mostrado, personalmente prefiero la segunda (¿será romanticismo?).

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Yo también me quedo por la segunda, de ahí que me decidiera a subirla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ... Sin duda un lugar de ficción y como siempre con la maestría que te caracteriza.
    Un placer volver a tu espacio.
    Pero, ..., sigo al 2.

    ResponderEliminar
  10. Un placer tu visita, Lola. Y nada, tranquila, aquí seguimos, para cuando puedas asomarte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar