Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 25 de febrero de 2011

Receta para un poema

 [Fotografía tomada de la página http://www.edgaragg.com/ ] 


Mírese el corazón, tómelo el pulso,
elija las palabras más precisas
extraídas del fondo del silencio,
y con sereno afán amáselas.

Déjelas reposar unos segundos
o una semana, según vea;
que su criterio en esto es importante
y queda a su elección. Una vez hecho,
guíselo a fuego lento, hasta que adquiera
el punto deseado.

Cuando esté frío,
delo a probar a sus amigos,  
sin hacer mucho caso de críticas ni halagos.
El resultado, siempre mejorable,
permitirá ganar en experiencia, de tal modo
que en próximas cocciones las palabras
queden quizá más tiernas o afiladas,
dependiendo del plato y el momento
en que se vaya a degustar.

Naturalmente,
entre los ingredientes necesarios,
puede tomar el yo, la soledad, el amor o los celos,
la solidaridad o el esperpento… 
pero no olvide nunca
que, por buenos que sean los ingredientes,
el resultado último 
dependerá del modo en que los trate,
del punto de sazón de las palabras,
de la temperatura a que se hagan.

Y, al final, a pesar de mimos y cuidados,
el poema tendrá su propio aroma,
un sabor peculiar, y nunca el mismo,
dependiendo de aquellos que lo prueben,
pues aquí, es bien sabido,
intervendrá también
el caprichoso gusto del gourmet.

6 comentarios:

  1. Estupenda receta, Antonio, de alta cocina, sin duda. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Todo plato quedará exquisito si se hace con el corazón...ese es el secreto de la abuela..
    Buen poema para el desayuno..Besos

    ResponderEliminar
  3. esta asturiana te da infinitas gracias por deleitarnos con tan magna belleza de esta receta, un besin muy muy grande.

    ResponderEliminar
  4. Buena receta, Antonio, además nunca salen dos iguales, cada uno tiene su propio regusto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Paloma, Alfredo, Doña Bostezos, Ozna-Ozna, Emilio:

    Bienvenidos a este humilde banquete. Nada puede satisfacerme más que la presencia de tan reputados chef.

    Un abrazo a los cinco.

    ResponderEliminar