Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 19 de febrero de 2011

Vuelo (último enclave)

[Imagen: "En vuelo"   ©   C. E .L.] 


De regreso, un mar de nubes,
y abajo, en la mar, el cielo.
La cosecha del viaje
es luz que madura el tiempo.

10 comentarios:

  1. El tiempo, como la fruta... si maduro, más dulce.

    ResponderEliminar
  2. Y si maduro, adulto y dulce para saborear y para recordar.
    Me alegra mucho volver.

    ResponderEliminar
  3. Todos los viajes dejan alguna enseñanza...la mas importantem valorar el regreso..
    Besos..feliz domingo

    ResponderEliminar
  4. Cielo y mar, luz y tiempo. Cosecha recogida en abundancia. Bella foto y bellos versos. Y el regreso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Volver con los ojos llenos de paisajes. Esa es la carne de la vida. Y el hueso seguramente sería este poema.

    Regresar, despertar, recrear, embellecer nuestros momentos con el ropaje de lo vivido.

    Sacar su brillo debil o potente a la luz de otras miradas. Regalarlo.

    Algo así podría ser, creo.

    He disfrutado también con aquellos antiguos chisnetos. Me reía imaginando el trajin por compartir y competir humor de aquellos tiempos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. En este caso, amigo Terly, no el tiempo, sino la cosecha del viaje, sus vivencias: el tiempo es el "labrador" que vigila y trabaja en su sazón. Gracias por la visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pues sí, Lola, ese sería el tema. Gracias por la visita. Sabes que la puerta está siempre abierta, y que cuando hay asuntos más importantes no pasa nada por faltar, en este rinconcito de verbos y penumbras, no pasamos lista (guiño cómplice).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Doña Bostezos, no se puede resumir mejor. Gracias por dejar tu tarjeta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Esmeralda, en eso radica la magia del viaje. Gracias por tu aportación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Manolotel, siempre tan generoso en tus observaciones.

    Ay, de aquellos "chisnetos", y de los "cocinetos" y de no sé cuántas cosas más... aquella fue una buena cosecha; no solo de versos, sino, sobre todo, de amistades en la red, con las que da gusto seguir coincidiendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar