Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 20 de marzo de 2011

Alcachofas con queso parmesano (Cocineto con estrambote)

[Imagen tomada del guiso cocinado por este autor]

¡Alcachofas con queso parmesano!
Ojo al dato, y apunte el cocineto,
pues el plato no tiene gran secreto
y lo puede guisar hasta un profano.

(De la cocina, claro). Tenga a mano
dos dientes de ajo, pan rallado, queso,
seis buenas alcachofas, un espeso
aceite oliva virgen y un temprano

vino blanco. Luego, en una cazuela,
dore el ajo y añada la verdura
en cuatro trozos longitudinales.

Espolvoree el queso sin cautela,
y algo de pan rallado. Con mesura
riegue vino y aceite, y que, nupciales,

en un caldo de carne concentrado,
cuezan las alcachofas con cuidado. 

Después de un par de horas de cocción,
nieve con perejil a discreción.  

4 comentarios:

  1. Me recordó uno de mis primeros ejercicios de estilo de sonetos sin-etas.


    Un jerez español de aperitivo,
    cochinillo con salsa de alcachofas,
    dos mil por la botella, el vino tinto,
    con el sorbete de champagne, seis rosas.


    ¿Tenés hambre? Te cantaré un poquito.
    ¡Hay crisis! No me pidas más gaseosas.
    Los libros ya veré si los consigo.
    Dormite, que la vida es generosa.


    Mami, ¿mi padre volverá algún día?
    Nos ama, y él trabaja con esfuerzo.
    Nos mandará llamar en cuanto pueda.


    A la salida del teatro, risas,
    besos que huelen a paga por sexo,
    La noche con resaca. Las promesas.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que será por lo de las alcachofas, claro.

    ResponderEliminar
  3. Dudo qué estará mejor, si el poema o el plato.

    Salud y abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Te aseguro, Emilio, que el plato. Un poema siempre puede mejorarse. Maestros hay para ello.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar