Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 17 de marzo de 2011

Cómo es Oporto, compañera

[Imagen tomada de la Red: http://oberri.bioef.org]


¿Cómo es Oporto, amiga,
más allá de las fotos de Google o los libros
de viajes, historia o geografía?
¿Qué se respira en sus callejas —dicen— empinadas?
¿Está la flor del vino en el ambiente?
¿Y las palabras? ¿Hilan el aire como yo imagino?
¿Y la lluvia? ¿Resbala por la piedra con saudade
y una música antigua que amansa el corazón?
¿Cómo es Oporto,compañera,
tú que viste sus plazas centenarias,
que contemplaste el Duero, y la caricia
de la brisa del mar besó tu rostro?
No lo conozco, esposa, y quiero verlo
con la luz de tus ojos, con el tacto
de tus frágiles manos que sostienen
el mundo sin esfuerzo.

Llévame a Oporto, amor. Y que nos vea
la ciudad en el gozo del amor celebrado.

Después, cansados de avenidas,
de puentes, de escaleras y de luz,
dame a beber del vino de esa tierra,
y dámelo, mujer, desde tus labios.
Como me das en ellos cada día
las ganas de vivir,
                      y tu certeza.

4 comentarios:

  1. Que maravillosa manera de pedir un viaje..y claro..nunca será mas lindo que verlo con quien se ama..con saudade..con esos ojos brillando de sentirlo..vivirlo... olerlo...amarlo...
    Me agrado muchisimo leerte
    Saludos..

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amiga, por tus palabras. Llegado el momento, intentaré dejar memoria del viaje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es tan íntimo, tan lleno de ternura y amor, que mejor no decir nada y permitir suelte su perfume libremente...

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Luisa, dejéeos entonces que vuele el poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar