Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 12 de marzo de 2011

Libélula la luz

[Imagen tomada de Kalipedia.com]


Libélula la voz, ninfa del agua
que al soplo del poeta traza el vuelo
y luce su color en la palabra.
Luminiscente y leve, trepadora
por la pared del aire y el papel.

Y, como el odonato, tantas veces
sin el tiempo ni espacio necesarios
para ajustar la vida.

4 comentarios:

  1. Quizá sea el desajuste el motor que nos hace seguir. Delicado y precioso.

    Un beso, Antonio.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Paloma, por tu acertado comentario a un poema que, a mí, particularmente, me gusta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Conciso, rotundo y acertado.

    Te deja suspendido. Me gusta mucho, mucho.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracías, Luisa. Como le digo a Paloma, es un poema de esos con los que uno se queda más o menos satisfecho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar