Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 10 de marzo de 2011

Mientras camino

[Imagen tomada del blog: notodoesloqeparece.blogspot.com]
 

Camino por la calle a la deriva. Voy con mis pensamientos y, a mi modo, edifico un espacio del que soy guardián y morador. Cruzo con transeúntes soñolientos, sonámbulos del día que hormiguean camino del trabajo. En medio de la calle, del ruido de los autos y el ritmo de las obras que apenas comenzaron su latido de máquinas y grúas, yo respiro el silencio que con tanto fervor defiendo y alzo. Y en ese espacio íntimo en el que me pertrecho, de repente, me siento avasallado. Un caminante me adelanta, unos pasos apenas. Viene aprisa, y ya a unos metros de mí, aun antes de sobrepasarme, puedo oír un monólogo impaciente, imperativo, soberbio y malhablado. Acecho con más detenimiento, mientras él, a lo suyo, continúa insolente dando voces y órdenes; furioso con alguien, contra alguien. Lo sigo aún más atento, acomodando el paso a su zancada, a una distancia prudencial y suficiente como para captar su grosera perorata. Y no aprecio ningún indicio que me confirme que todo el despotismo que vomita lo arroje contra otro (sus manos en los bolsillos, protegidas del frío matinal). Sin embargo, cuando, puesto a su altura, mis ojos escrutan su figura con más detenimiento, descubro el cable conductor que confluye en su oreja, que asoma desde el interior de su gabán y le permite, con las manos libres, transmitir su evidente chulería. Yo acelero mi paso y vuelvo a adelantarlo, y me alejo de él, ajeno ya a sus voces, otra vez a lo mío, de nuevo en ese espacio sagrado de silencio que por unos instantes me ha sido arrebatado.

9 comentarios:

  1. Hola Antonio, mientras leía confirmaba lo mucho que la poesía ha unido los ojos del mundo. Acabo de escribir inspirada por un "blue tooth" que acompañé ayer de compras. Y ya ves, nuestros rumbos peregrinos vuelven a tocarse. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Magnifica interpretacion de esos seres que se creen dueños de sus espacios y lo que hay después de sus fronteras...arrogantes malvivientes que en su vida tan patética y triste deciden que pueden irrumpir el maravilloso y sagrado silencio que nos acompaña en las primeras horas del día y que nos hace por breves momentos agradecer y apreciar el hecho de estar vivos
    Buenos días..de un día que recién amanece para mi..

    ResponderEliminar
  3. Entre cables que salen de las orejas de malhumorados paseantes matinales :)bagatelas y otras cuestiones... ¡has vuelto a meter la directa!

    ¡Joé qué no te sigo! (guiñote cómplice y abrazo enorme)

    ResponderEliminar
  4. Eli, así es: muchas veces ocurren este tipo de coincidencias que, como bien dices, nos acercan; en este caso, a través de la palabra.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ay, Doña Bostezos, es que cada día nos van robando más silencio los que creen que, como se dice por aquí, "Ancha es Castilla"; o, lo que es igual, que el mundo es suyo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Luisa, es que hay que aprovechar estas venas, que luego, ya sabes, vienen los frenazos en seco cuando menos se espera. No obstante, tú, a tu ritmo, que no es obligatoria la visita diaria (guiño cómplice).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Y con toda probabilidad sus voces, sus prisas, su teléfono, sus aspavientos, eran nada... humo... ganas de aparentar. Un hidalgo español.

    ResponderEliminar
  8. gracias por aclarar que es de mi blog, muy pocos lo hacen. Saludos!

    ResponderEliminar