Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 7 de abril de 2011

Apuntes de viaje (2)

[Iglesia de San Ildefonso, en Oporto]


5.-       

En Praça da Batalha, la Iglesia de San Ildefonso vigila desde la altura de su escalinata. Engalanada por bellos azulejos —seña de identidad de muchos de los templos que veremos, y cuyos colores, azul y blanco, recuerdan a los viajeros a los de la cerámica más genuina de su lugar de origen— también tiene una pátina de sombra, un algo de esplendor venido a menos. Acaso sea saudade de otro tiempo mejor.

 [Interior de Lello & Irmấo]

6.-

            En esta librería, Lello & Irmấo, podría respirarse paz, y los viajeros participar de su acogedor ambiente literario. Tanto la estructura del establecimiento como la decoración y disposición de sus escaleras invitan a ello; también, por supuesto, sus anaqueles repletos de títulos en portugués y otros idiomas. Sin embargo, apenas entran, una excursión de adolescentes invade este espacio —escenario que fue de una de las películas de Harry Potter— y toman pasillos, peldaños, rincones; todo, entre voces, risas y bromas propias de la edad. Un par de vendedores, ojo avizor, se mueven por la tienda. Vigilan. Acechan cada foto. Los viajeros salen a la calle. Muy cerca, O Carmo, les ofrece su belleza cerámica.

 [Iglesia de O Carmo, con excelente azulejería]

7.-

            Esta es la Catedral, la Sé. Del Románico al Barroco Joanino. Retablo, claustro, azulejos, maderas nobles, oro y piedras preciosas. Nos preguntamos si, tal como dicen, también aquí, como en tantos otros templos, habita Dios.

[La Sé, tomada desde una terraza interior, por encima del claustro]


8.-

            Al llegar junto al río, una lluvia, mansa y delicada, pone un cendal ceniza en el paisaje. Aun así, la belleza de la postal que vemos —O Douro, A Ponte Luiz I; las distintas bodegas de Gaia— puede más que esta lluvia que habrá de acompañarnos. La tarde es gris, pero la luz más limpia anida en nuestros ojos.

9.-

            Está tan quieto el río, tan callado, que no se sabe adónde se dirige; si la mar está a izquierda o a derecha; si va o si viene. 

 [Vista de O Douro, desde el Puente de Luiz I]

2 comentarios:

  1. Buenas fotos. Espero que el viaje fuese también bueno.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, Enrique; el viaje fue como para haberse quedado más tiempo: todo un disfrute.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar