Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 8 de abril de 2011

Apuntes de viaje (3)

[Panorámica de Oporto, gaviota incluida]


10.-

            Ahí están, con sus chillidos medio histéricos y sus planeos asombrosos. Las vemos deslizarse en las corrientes del aire, sin apenas batir las alas, sin esfuerzo. De repente, un vuelo en picado sobre las aguas, una zambullida fugaz, y otra vez alzándose a las nubes.
            Pero llegan a ser también aves vulgares, en disputa con las palomas por los desperdicios que se amontonan en los contenedores de basura, aquí y allá. Entonces, a ras de tierra, pierden su porte y gallardía para mostrar así su lado más abyecto. Las gaviotas. 

[Praça da Liberdade y Avda. de los Aliados. Al fondo, el Ayuntamiento]

11.-

            Praça da Liberdade no es una plaza inmensa, aunque bien puede parecerlo. Se diría que la  avenida que parte de ella, la de los Aliados, la prolonga, alargándola. Toda la perspectiva que se observa abunda en armonía: los edificios modernistas de principios del XX; el Ayuntamiento, al fondo… En medio de la plaza, una estatua ecuestre del rey Pedro IV, realizada a finales del siglo XIX. Sobre ella, encaramada en el sombrero del monarca, una gaviota parece observar también el panorama.

 [Estatua ecuestre de Pedro IV]

12.-

            A Ponte Luiz I merece una parada, contemplarlo sin prisas, observar su firme arquitectura. Y los viajeros, efectivamente, se detienen ante él; lo miran y lo admiran; lo fotografían de frente, de perfil, desde arriba, desde abajo…
Construido, como indica la placa que hay a su entrada, por el ingeniero Teófilo Seyrig, fue inaugurado el 31 de octubre de 1886. Se ve que es primo hermano de la Torre Eiffel, y, salvando distancias, de ese otro puente metálico sobre el Tajo, que tantas veces han caminado los viajeros. También aquí, en este puente que acaricia O Douro, respira la belleza.

                                                         [A Ponte Luiz I]



4 comentarios:

  1. Que excelentes recuerdos, Antonio. Siento una especial predilección por Oporto. En general, me encanta el vecino país. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Magníficas entradas que nos han hecho recordar el país vecino.
    A punto de salir para París con mis alumnos te mando un abrazo.
    Os contaré a la vuelta.

    ResponderEliminar
  3. Manuel, esa predilección hacia Portugal es mutua. Oporto, que no conocía, me ha parecido una ciudad para volver a visitar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Esmeralda, supongo que, posiblemente, esta respuesta ya la verás después de tu visita a París, que tampoco es mal sitio (guiño cómplice). Deseo que vuestra estancia en la capital francesa sea de lo más provechosa y agradable. Aguardo ya con interés esas crónicas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar