Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 29 de mayo de 2011

Hay días


[Imagen: ESTUDIO ©  Jesús García Martín]


Hay días en que siento
que una carcoma abunda en mis palabras,
que devora con hambre de cuaresma
adverbios y adjetivos,
que se hace dueña de los signos y
horada mis recuerdos,
horada mis deseos,
horada el armazón del calendario.
Hay días en que siento
que todo da lo mismo, que la vida
es un sueño poblado de carcoma,
un hueco sin sentido,
un hueco sin sustancia,
un hueco sin espacio que llenar.
Menos mal que a mi lado
tus ojos me desmienten, iluminan
mi corazón oscuro, certifican
que hay siempre una palabra,
que hay siempre una sonrisa,
que hay siempre un horizonte que aprehender.

2 comentarios:

  1. Ya que mencionas la cuaresma, tal vez un buen antídoto contra esos días sea otro «lugar común» del repertorio de la vieja educación religioso-sentimental: ¡Sursum corda! (que por otro lado, y en su literalidad, es el mismo remedio que el poema propone).

    Bromas aparte, Antonio, no hay que olvidar que esos días tienen también otra característica ineludible: pasan.

    Un abrazo animoso.

    ResponderEliminar
  2. Alfredo, tarde y sin excusa de mi parte, pero contesto a tu comentario: como bien dices, lo bueno es que también esos días pasan. Ahora, le pillan a uno por sorpresa... y como que cuestan. Pero ahí andamos, atentos a lo que venga.

    Un abrazo agradecido.

    ResponderEliminar