Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 28 de junio de 2011

Albada

[Al alba © C.E.L.]

            Al amanecer cantan los pájaros y rompen el silencio pausado de la noche. Yo me asomo, miro por la ventana y sólo veo un afilado corte de luz que se abre tras el monte. Sé que comienza el día. Y eso, unas veces me inquieta; otras me salva.

2 comentarios:

  1. la noche no es siempre silenciosa. muy hermoso.
    saludos, sinceros.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo creo que la noche no es siempre silenciosa, amigo Kynikos. Que me lo digan a mí, que cuando llega esta época del año duermo (malduermo, debería decir) con tapones en los oídos... Pero cuando lo es... qué delicia. Este texto corresponde a una época (hace años) en que en la noche. como mucho, oía la salmodia de los grillos, única interferencia que rompía el silencio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar