Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 8 de julio de 2011

De cata


 [Imagen tomada de la página: www.paris.com]

            Como se paladea una copa de vino. No un vino cualquiera, un vino delicado, profundo, poliédrico en matices. Así quisiera yo también paladear la vida, tantas veces furiosa, agresiva, imprevisible. Y, sin embargo, siempre, complacida de ser paladeada. Aun en los malos tragos.

1 comentario:

  1. Saborear las uvas agridulces, las que nos pasean por parrales cargados de misterio. Así, nuestros paladares se decantarán por el vino añejo, lo elegirán para la mesa... después del cautiverio, como la vida, con sus luces y sus sombras conformando el camino que uno anda.
    E.Martí

    ResponderEliminar