Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 14 de julio de 2011

Mientras corrijo pruebas

[Imagen tomada del blog: luisbague.blogspot.com]

            Se fragua la edición de un nuevo libro. Y un gusanillo de gozo e impaciencia se revuelve en mi estómago. Va y viene haciéndome cosquillas mientras corrijo pruebas, o estudio y modifico la portada. Yo me afano en busca de esa errata que, por mucho que rastree, acabará por hacerse presente con el libro ya impreso: algo de lo que soy consciente y a lo que me resigno. La busco y leo de nuevo. Y me dan ganas de cambiar un verbo, un adverbio, un adjetivo; de cambiar una frase completa, un párrafo, una página. Si siguiese leyendo y releyendo acabaría por volverme loco. Y al final no sabría, de todas las que encuentro, con qué oración quedarme para fijar el texto definitivamente. Se fragua la edición de un nuevo libro. Con la ilusión del niño ante el regalo tantas veces deseado, aguardo su amanecer feliz entre mis manos.

8 comentarios:

  1. Que ilusión tan grande debe ser...
    Te deseo millón y mas de suerte y éxito...aunque el éxito ya lo tienes de antemano y la suerte dicen que se encuentra en un trébol de 4 hojas...así que mi regalo por tu nuevo libro será un trebol de 4 hojas enviado con cariño..(Yo haré como que te lo envié y tú debes hacer como que lo has recibido..)
    Besos...

    ResponderEliminar
  2. Un libro, como una pintura, son obras inacabadas... Debe existir ese afán por perfeccionar, sin prisa, para presentarlo al mundo lo mejor posible.
    Abrazos y suerte e ilusión.
    E. Martí

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena, Antonio.

    Espero que sobrevivas con bien a la busca y captura de la puñetera errata de marras.
    Errata que, por otra parte, merece respeto por su afán de supervivencia.

    Imagino tu ilusión.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Y seguro que será un éxito, tu calidad literaria es una hermosa realidad.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro mucho, amigo Antonio.
    Y si no encuentras esa supuesta errata, es igual, será como la mosca que acude a todo lo vivo, detalle del momento. Lo importante es ver ese nuevo libro y tenerlo entre las manos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No te comas las uñas, Antonio :) ¡Qué emoción!

    ResponderEliminar
  7. Dios mío. Ese manual de corrector es del tiempo de la taba y el componedor. Bueno, y del cícero del que ya nadie puede dar noticia del paradero.

    ResponderEliminar
  8. Buenísima noticia.
    Me alegro por ti, y por todos tus -afortunados- lectores.
    Felicidades, poeta.

    ResponderEliminar