Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 29 de septiembre de 2011

Ante la mar

[Amanecer en el mar © A.C.G.]


            Pocas cosas me aportan tanta serenidad como mirar la mar. Contemplar esa infinita extensión de agua y sus innumerables tonalidades, según la hora del día: del naranja al rojo, del azul al verde, del violeta al gris, y luego al negro... Observarla en calma, o en su estado más furioso, rayano en la vesania. Sea como sea, la mar me imana, me arranca de mí, me transporta a otra dimensión que, de otra forma, no sería fácil alcanzar. Y yo quedo en suspenso, ajeno al discurrir de las naciones, al ruido de la vida. Solos, la mar —la música del mar y su color— y yo.

6 comentarios:

  1. A mi también me da esa "serenidad" de la que hablás. Y me gusta mirar todoa esa "infinita extensiòn de agua" y sentirme pequeñita, pequeñita

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hermoso Antonio. A mí la mar siempre me deja sin firmeza. Un abrazo y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  3. Así es, Tuky: frente al mar sólo podemos sentirnos pequeñísimos, contemplar su belleza y ahondar en nosotros. ¡Lástima, que yo la tenga tan lejos y sólo pueda verla en vacaciones!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Eli, es que la mar es mucha mar...

    No hay de qué.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Aprovecho que con el Chrome ¡¡¡sí puedo escribir!!! y me pongo al día... bueno, no te asustes, solo un pokito.

    Yo, que llevo 20 años viviendo cerca del mar abierto, con sus mareas, oleajes, cambios de color y estación, me he enganchado completamente con las tranquilas aguas de la bahía de Cádiz, a dos manzanas de mi casa, en Puerto Real. Siempre tranquilas, siempre cambiantes. La luz siempre es diferente, no importa el día ni la hora porque depende de muchos factores. Las texturas con bajamar, los reflejos con pleamar, los grises del poniente, y los dorados del anochecer... A ver si tienes ocasión de hacernos una visita.

    ResponderEliminar
  6. Qué suerte, vocal, tener la mar tan cerca. ¡Quién pudiera! Tomo nota de esa invitación para ver esa mar del Estrecho, distinta (y no menos bella) a mi querida mar gallega y cántabrica.

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar