Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Cocinetos (2002)


DORADA A LA SAL




Se escoge a tal efecto una dorada;
se mantiene al pescado bien cerrado;
sin descamar, se lava con cuidado,
y bien seca, se deja reservada.


Con tres kilos de sal gorda, apropiada,
en una fuente se hace un adecuado
lecho donde dejar nuestro pescado
cubriéndolo de sal bien apretada.


Se salpica de agua y en el horno,
a ciento ochenta grados, se introduce,
según peso, cuestión de media hora.


Echa costra la sal por todo adorno,
se limpia la dorada y se conduce
sin espinas al plato. Se decora


con salsa rosa, tártara, holandesa,
americana, o simple mayonesa.

3 comentarios:

  1. Ferrá Adrià no habrá "madurado" completamente hasta que no tenga un ejemplar. Sabrosos.

    ResponderEliminar
  2. Y Ferran Adrià, tampoco. (¡malditoz roedorez!)

    ResponderEliminar
  3. Alfredo, qué dos grandes cocineros, estos primos. ¡Menuda familia de cocinillas! Ahora, no me cabe la menor duda de que con los Cocinetos en la mano ganarían "ambos" muchos enteros!

    Un abrazo cómplice (con guiño).

    Antonio

    ResponderEliminar