Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 27 de noviembre de 2011

De política (*)


[Imagen tomada de la edición digital de El País]


(*)  Este texto, escrito hace unos años, creo que también viene a colación ahora.


            En ocasiones, comentar los resultados de unos comicios no se diferencia en mucho de lo que viene a ser una conversación en torno al fútbol. Cada interlocutor —si se tienen ideologías diferentes— defiende su postura como si defendiese al club de sus amores, de modo que sus argumentos, más que obra de la razón, lo son de sus entrañas. Así, los que han perdido, parecen aguardar con el cuchillo entre los dientes a que el otro se estrelle, cometa fallos, pierda comba. A ver si de este modo, su equipo vuelve a recuperar el liderato. No nos damos cuenta de que, en definitiva, más nos valdría a todos que los que gobiernan, sean o no de nuestros colores, acertaran siempre. Todos, entonces, saldríamos campeones. Pero sí, ya sé que esto —lo de acertar siempre; lo de acertar para todos— es, como dice el refrán, pedir peras al olmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario