Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 26 de noviembre de 2011

En el camino


[Imagen tomada de la página: www.italica.rai.it]


           Desde luego, no se puede decir que haya escrito todo cuanto debiera. Pero sí es verdad que son muchas las líneas trazadas por mi mano. De todas ellas, ¿cuántas imprescindibles? Quizá ninguna. Sin embargo, todas, en algún momento, me dieron alas. O fueron tabla salvadora. O alimento eficaz para el espíritu. O pañuelo donde enjugar mi pena. O acorde de luz, aun en relámpago. Escribir, para mí, más allá de todos estos años de escritura, sigue siendo un misterio que abrazo con asombro.

5 comentarios:

  1. Me gusto mucho es te pensamiento o poema. La persona que escribe le brota desde adentro las palabras. Encontrar su blog "ha sido un misterio que abrazo con asombro"
    Te importaria compartir el mio?
    Saludos,
    Maria del Mar, desde Cuba

    ResponderEliminar
  2. ¡Ah, Antonio, escribir, qué misterio!
    Todo eso y mucho más al escibir, al escribirnos.
    Es bonito lo del abrazo con asombro.
    Sólo por eso valdría la pena el esfuerzo.

    Abrazo (sin esfuerzo).

    ResponderEliminar
  3. Gracias, María del Mar, por tus palabras. Cuenta con mi presencia también en tu blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Elías, tienes razón: todo eso y mucho más. Y en ello estamos. Cosechando, de paso, abrazos y amigos. ¿Hay quien dé mas?

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Estoy muy cerca de lo que dices... Creo que cuando escribo emerge en mí ese que se va dejando conocer en cada línea.

    Estoy montando un pequeño blog con algo de mi poesía, artículos...

    Si te apetece, sería para mí un honor:

    Título: El lenguaje no crecerá tanto como nuestros corazones necesitan

    Un afectuoso saludo

    Ángel

    ResponderEliminar