Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 4 de noviembre de 2011

Vosotros sois poetas (1977)



Cuando al final del día,
con la noche, miráis a las estrellas,
y su luz os rescata de los yelos,
y olvidáis quince horas entre asfalto,
no os quedéis allí arriba
extasiados y solos.


Bajad a compartir
su luz con el vecino.


Y cuando las cigarras
se rompan en concierto,
no hagáis tan sólo vuestra
su sinfonía nocturna.


No os metáis en la cama
prisioneros del sueño.


Cerrad los ojos, sed
ángeles descansando de la jornada dura
que, aún con la noche, estáis
con tantos como esperan.









No estamos en un pedestal.
No estamos en las nubes.
Pisamos con fuerza la tierra.
Vamos por las calles como vais vosotros.
Vemos las mismas cosas que vosotros veis.
También nosotros sabemos del asfalto
del alquitrán y el óxido carbónico.
Trabajamos diariamente
en las fábricas o en las oficinas.
También nosotros consumimos
en las noches sin fondo, aspirinas
que alivien la cabeza.


No somos nada extraño.


Como vosotros nos tragamos el llanto
por tantas injusticias que nos duelen.
Y por eso mismo somos de la poesía.
Por eso mismo, delante del papel,
vertemos verso a verso lo que vemos,
las tristes construcciones que rompen los paisajes.
Denunciamos
a todos esos hombres que apagan las estrellas.
Odiamos el napalm
la bomba de neutrones
esos experimentos con cerebros humanos...


Todas las noticias que escriben los periódicos
nosotros las vivimos.
Todas estas cosas
estos hechos diarios, escriben la poesía.
Pero la poesía la escribimos todos.
No hace falta obtener grandes títulos
ni licenciarse en nada.


Vosotros, que sabéis como duele la vida,
podéis hacer poesía.

4 comentarios:

  1. Me encanta el enfoque que le das a tu poema.
    Creemos entre todos, los amantes de la poesía, esa atmósfera alternativa y favorable a partir de pensamientos positivos.
    ¡Consigamos un mundo feliz!

    ResponderEliminar
  2. Amando, tal vez debiera ser así; la verdad es que no lo sé. Son poemas tan lejanos que, al leerlos, tengo la impresión de que no me pertenecen. Aun así, reconozco que debió de escribirlos alguien que algún día fui. Por eso aquí quedan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Carmen, no sé si la poesía debe ser "un arma cargada de futuro". No sé si con ella alcanzaremos un mundo más feliz. Sí sé que, a título personal, más de una vez fue (y es) tabla salvadora.

    Un saludo.

    ResponderEliminar