Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 22 de diciembre de 2011

Premio

[Imagen extraída de la edición digital de CincoDías.com]
  

          En sus manos un décimo del número agraciado con el primer premio de la lotería nacional. En su mente un abanico de sueños tejidos durante décadas, proyectos que ahora puede hacer posibles. Y de pronto, en su corazón, el rigor del invierno, una punzada de pánico frente al futuro, un terror que aflora ante una vida que intuye diferente a lo que ha sido su vida hasta ese instante, ajena a su andadura y su naturaleza.
Camino del Banco, un mendigo —a sus pies, un bote con algunas monedas— desafina una canción mientras rasguea una guitarra aún más desafinada. Se detiene ante él y le contempla unos instantes, acaso algún minuto. Luego, extrae el décimo de su bolsillo y lo deposita en el bote, junto al pequeño capital del indigente. Éste le mira sin comprender, deja de tocar, toma el décimo, lo observa extrañado, vuelve a mirarle; sin pensarlo dos veces lo rompe en mil pedazos que lanza al aire para verlos caer como si nevara, y vuelve a la guitarra y a la misma canción. Por un momento, sus miradas se encuentran. Le parece que intercambian idéntica sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario