Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 12 de enero de 2012

99 Morerías (acuse de recibo)




Recibo en mi buzón las Morerías
Noventa y nueve son, para más señas—
que vienen desde tierras extremeñas
y remite un amigo: Moro, Elías.

Noventa y nueve bellas greguerías:
apuntes, reflexiones, contraseñas,
observaciones lúcidas, enseñas
de un hombre que vendimia malvasías.

En esta edición pulcra y numerada,
bella por lo sencilla y esmerada,
se aúnan fondo y forma de tal guisa,

que más que un libro al uso es un tesoro.
Igual que la amistad que Elías Moro
entrega, labra y alza por divisa.


8 comentarios:

  1. Sólo tu puedes dar las gracias con ingenio, música y soneto. Si es que Elías es grande.

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Paloma, lo mío no tiene mucho mérito. Lo importante son esas 99 Morerías, que son un verdadero disfrute. Y sí, Elías es grande.

      Un abrazo también para ti.

      Eliminar
  2. No sé qué decir, Antonio. Tu generosidad me abruma.
    Si acaso sumar otra para completar la centena en forma de abrazo.

    Un abrazo grande, en el que cabe también Paloma.

    Elías

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elías, ¿es preciso decir algo? Gestos como el tuyo alegran el día. ¿El soneto?, sólo una forma de intentar expresar la emoción de tu regalo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Cuánta belleza nos arropa cuando te visitamos. Felicitaciones a Elías por su brillante trabajo y a Paloma y a tí por saber ser luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Eli, hay que felicitar a Elías por su perspicacia y capacidad de observación. Sus "morerías/greguerías" son como para enmarcar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Que dominio de la rima tan genial que hace libre el poema. un abrazo poeta.

    ResponderEliminar
  5. No sé, Milagros. A mí siempre hay algún verso que me acaba venciendo, lo doy por imposible y me suena forzado. Aun así, la rima, muchas veces, pone alas al poema. Y en ello hay una parte de juego que me gusta. Si, como en este caso, es para homenajear a un amigo, el soneto se convierte en la mejor herramienta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar