Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 26 de enero de 2012

Mientras la noche llega



          He estado todo el día tratando de escribir un poema, de dar forma a un relato, de agrupar las palabras de tal modo que la música surja entre sus sílabas. Pero nada de esto he conseguido. Mientras llega la noche, derrotado, me entrego a la cadencia del piano, al son del contrabajo, al rumor seductor de las baquetas. E imagino esa playa, esa muchacha... mientras la noche llega. 

2 comentarios:

  1. -Deja que hable el piano
    él te dirá que no estás solo, poeta

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Estimado Anónimo, escuchar el piano, ya sea interpretando jazz o a los clásicos, es una buenísima opción: nos eleva por encima de nosotros a mundos insospechados. Lo malo es que, al hacerse de nuevo el silencio, estamos condenados al descenso. Y en esas, a ras de suelo, andamos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar