Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

lunes, 6 de febrero de 2012

En ese instante





Indescriptible signo, éste que vuelve
de mano de tus manos
cada vez que renuevas la magia del amor.

En ese instante,
único en que se para el universo,
asomado a la cima más extensa del mundo,
me sumerjo en las aguas
de donde surge cálida la vida
y asciendo al infinito, al mismo origen
en que Dios fue creado.

Y esa fugacidad, hecha misterio,
me reconstruye, libre, frente al mundo.

5 comentarios:

  1. El amor nunca es suficiente, pero es su búsqueda lo que nos mantiene vivos. Las formas del amor cambian conforme las edades lo desgastan. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Al menos por ese segundo, eres alguien nuevo. Y sigues ascendiendo, no importa el tiempo.
    Feliz de leerte, Antonio del Camino.
    Alicia

    ResponderEliminar
  3. Otra vez la magia del amor, que nos hace libres, únicos, mágicos
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Sin razones de peso, he dejado de dar respuesta a vuestros comentarios: os pido disculpas, al tiempo que os agradezco vuestras palabras y el hecho de saberos al otro lado del espejo.

    Un abrazo a los cuatro.

    ResponderEliminar