Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 4 de marzo de 2012

Y el tiempo calla


[Agua saltarina y clara © A. C. G.]

Uno camina con el tiempo. Quiero
decir que uno camina mientras pasa
el tiempo a nuestro lado. O, más preciso,
mientras el tiempo, al tiempo, nos arrastra.
Y el agua que nos forma se sucede
oscura y lenta o saltarina y clara.

Al paso de los días, nuestro cuerpo,
desde el niño que fuimos, se acompasa
al joven que lo acoge y luego al hombre
que comienza a bajar por la montaña
que conduce al olvido. Siempre ocurre
de igual manera, con distintas trazas.

Caminamos, crecemos, padecemos
y la felicidad se vende cara.
Nos salva la amistad, algunos libros,
el intacto paisaje de la infancia;
una copa de vino, una sonrisa,
una caricia, un beso, una palabra…

Con suerte, la fogata del deseo   
es algo más que convulsiva llama,
de modo que el amor, lejos de un fuego
que lo consume todo y lo arrebata,
llega a ser un hogar hospitalario  
que acoge a dos extraños que se aguardan.

Así es la vida. En resumidas cuentas,
el bagaje que cabe en la distancia
que mide el tiempo mientras nos convive
desde que una brumosa madrugada
espejeara la piel de un espejismo
que a fuerza de mentirnos, nos atrapa.

Uno camina con el tiempo, y luego
deja de caminar. Y el tiempo calla.

4 comentarios:

  1. Si cien veces lo leyera, cien veces quedaría igualmente prendada de él. Es pura magia. Un fuerte abrazo Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eli, saber que al otro lado del espejo hay lectores tan generososo como tú, anima a continuar buceando en las palabras. Mil gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Querido Antonio, el cierre del poema es memorable, de cita. Hay un punto machadiano en tu poesía que invita a recorrer tu literatura como si fuese parte de una tradición siempre hospitalaria.
    Mi más cordial enhorabuena. Elizabeth no exagera, el poema respira emoción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido José Luis, no sabes la alegría que me dan tus palabras, pues me siento plenamente identificado con esa referencia tuya a nuestra tradición lírica. Gracias, de verdad, por la visita.

      Un abrazo.

      Eliminar