Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 27 de abril de 2012

Al posible lector


[Lector que medita. Aguada sobre cartón © M. Morgado]


¿Qué pretendes hallar, lector, entre mis versos?
¿Acaso la luz viva del relámpago
que ilumina la casa y nos orienta
en medio de la noche? ¿Quizá un trozo de espejo
en donde reflejarte con exacta
precisión, y hasta asombro? ¿Qué te lleva
a deshojar el tiempo cuando entras
en mi casa de dudas y de interrogaciones?
Me lo pregunto a solas, mientras mido
estas líneas confusas que me miden
y en las que, yo también,
imagino el fulgor. Pero no creas
que sirven de conjuro, pues la sombra
habita entre las sílabas y crece
tan asombrosamente
que tengo que salir del laberinto,
y volver a empezar de otra manera,
desde otras perspectivas,
con los ojos, acaso, del revés.
Siempre el mismo poema.

2 comentarios:

  1. siempre el mismo, pero con emociones cambiantes
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O visto desde diferentes ángulos. Nunca acabamos de expresar con absoluta exactitud y belleza aquello que intuimos. O, al menos, así lo pienso.

      Un abrazo.

      Eliminar