Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 3 de mayo de 2012

Entrego la palabra como un acto de fe


[Bodegón. Romeral]


Entrego la palabra como un acto de fe
—fe en los demás y fe en mi propia vida—;
como un acto de generosidad
con mis amigos y los que me ignoran;
entrego la palabra para expresar mi tiempo
y cuanto en esa caja de resonancia cabe:
el amor que me llena, los deseos más míos,
el ver que el mundo acaso se dé cuenta algún día
de que va hacia el fracaso por su mala cabeza.
Entrego la palabra para decir: “te amo”.
Por supuesto que a ti, cómplice y compañera,
pero también a aquellos que se dan a sí mismos
por hacer habitable su rincón en el mundo.
Entrego la palabra como quien lo da todo
con ánimo de hallarse en tal desposesión;
como quien se presenta desnudo ante la muerte,
y le dice: “Aquí estoy. ¿Qué más puedes quitarme?”
Entrego la palabra para alzarme al silencio.

4 comentarios:

  1. LA PALABRA SIEMPRE SERA UN ACTO DE LIBERACION ANTE EL SILENCIO. UN BELLO POEMA DONDE TRANSITAN TUS HUELLAS.

    ABRAZOS...

    MAR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, MAR. Coincido con tu afirmación, aunque también me cabe la duda de si no será bueno en más de una ocasión dejar que el silencio se imponga a la palabra, cuando ésta pierde concisión en el "decir" y se aproxima más a torpe verborrea.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Entregar la palabra es un acto de generosidad extrema, porque se vuelcan pensamientos, sentimientos, lo más íntimo y verdadero del hombre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Esmeralda. En ese acto íntimo que es la escritura, cualquier trampa, es, ante todo, a uno mismo. Obviamente, un absurdo.

      Abrazos.

      Eliminar