Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 24 de mayo de 2012

Inventario


[Baile de disfraces]


Lo que busco y espero,
lo que perdí y añoro,
lo que tengo seguro,
lo que me hace dudar;
la razón y su fuerza,
el amor y su llama,
la mujer que me quiere,
su generosidad;
la palabra y su vuelo,
el silencio y su fruto,
el color, la mirada,
la música y el mar;
la amistad, la alegría,
la pasión, la esperanza,
el mañana, la calma
y la curiosidad;
el amor de mis hijas,
el calor de mis padres,
versos que dan respuestas
a tanto preguntar.
Esto es, a fin de cuentas,
cuanto me dio la vida:
tan simple y tan preciado.
¿Quién necesita más?

4 comentarios:

  1. Se podría leer cantando, y el resultado sería algo así como: gracias a la vida, que me ha dado tanto.

    precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Ángela, un "gracias a la vida" a partir de esas pequeñas cosas que son tan grandes e importantes.

      Gracias por pasar por este rincón de verbos y penumbras, que tienes a tu disposición.

      Saludos.

      Eliminar
  2. La difícil sencillez de lo que a fin de cuentas viene a ser lo esencial. (Y el forzudo ¿qué?, ¿cuánto levanta? Divertida imagen).

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, Alfredo: de lo esencial de las cosas sencillas.

    En cuanto al forzudo...; polomeno levanta 100 o 200 grs. Claro que eran otros tiempos; ahora, ni eso. La imagen me pareció adecuada para el texto, aunque, igual, a partir de una lógica un poco ilógica. Yo me entiendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar