Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 12 de mayo de 2012

Revuelto de habas tiernas con jamón (*)


[Imagen tomada del blog: La cocina de jbravo]


Hoy traigo un cocineto de figón
para quienes les guste la verdura;
un rico plato, de especial textura:
Revuelto de habas tiernas con jamón.

Ya en el Mercado, cuido la elección
de la vaina, que nunca ha de ser dura,
pues es imprescindible partitura
en concierto de tal inspiración.

Lavo y trozo el producto, doro ajos,
incorporo el jamón, y a fuego lento
voy haciendo las habas con cuidado;

que no caben en esto los atajos.
Rompo huevos, revuelvo, y, al momento,
añado a mi ambrosía pan rallado.

Le doy dos vueltas más, sirvo caliente
y a gozar de un sabor verde y potente. 


(*) Ingredientes para dos personas: 

600 grs. de habas tiernas con su vaina.
3 dientes de ajo.
2 cucharadas soperas de aceite de oliva.
Jamón cortado en dados.
2 huevos.
1 cucharada sopera de pan rallado.

4 comentarios:

  1. Tu poema es perfecto a la par que simpático.
    Me gustan las habas y la receta que propones está muy bien guiada como si fueses un chez de moda , de esos que ganan premios cocinando y viajan a servir a los jerifantes de todo el mundo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, este "Cocineto" [hay otros en el blog] no deja de ser un divertimento formal, consistente en plasmar recetas de cocina [coci] en un soneto [...eto]. Resulta, sobre todo, divertido a la hora de escribirlo y, espero, grato en su lectura. Por cierto, que sobre esos chef que viajan a servir a jerifantes, también puedes leer algo por aquí [ver "Un verdadero profesional" (12-01-2012)]

      Un saludo,

      Eliminar
  2. Aquí "m´as matao", Antonio: las habas no me gustan ni en pintura.
    Lo que no es óbice para que el soneto sea cabal y hasta apetecible, con su estrambote y todo.
    Casi lo consigues, pero no. Otra vez será.

    ¡Que aproveche!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No eres el único a quien no le gusta tan peculiar manjar. Mi hermano, sin ir más lejos, no puede aguantar ni su olor mientras se cocinan. Sin embargo, a mí, que soy un entusiasta de cualquier verdura, cuando se trata de habitas tiernas, siempre con su vaina, me tienes el primero en la lista. Como le digo más arriba a Carmen, lo mejor de los cocinetos es el divertido proceso de gestación; lo que se llama "hacer dedos", que otro mérito no tienen.

      Procuraré que el próximo menú sea más universal y pueda sentarte a la mesa conmigo.

      Muchas gracias.

      Abrazos.

      Eliminar