Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 1 de mayo de 2012

Una lectura en el Gabriel Alonso de Herrera



     Comienza a ser ya una grata costumbre, después de cinco cursos, mi visita anual al Instituto de Bachillerato Gabriel Alonso de Herrera, de Talavera de la Reina. Bajo el auspicio de José Regalado, buen amigo y profesor de literatura en dicho centro, el pasado miércoles, 25 de abril, volví a compartir una hora con los alumnos de 1º de Bachillerato para hablarles de poesía y, sobre todo, de los beneficios y el placer de la lectura. También, como cada año, me recibieron con amabilidad y siguieron la charla con respeto e interés. Los más lanzados, incluso, se animaron a formular alguna pregunta al término de mi intervención. 
     De este encuentro ha quedado constancia en la página web del centro, con fotografías y un par de crónicas realizadas por los propios alumnos. Interesados, ver aquí

4 comentarios:

  1. Nunca se sabe cuántos adolescentes en estado de alerta pueden quedar marcados (¡en el buen sentido, eh!) tras experiencias como ésta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, acaso también, "en el malo", ¿no? Ojalá estos encuentros sirvan para algo. Aunque en nuestra época de estudiante no eran muchas las experiencias de este tipo, yo sí recuerdo con agradecimiento alguna de ellas; con Gloria Fuertes, por ejemplo.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Me resulta conocida esa experiencia. Pertenezco al grupo de biblioteca de mi instituto y procuro fomentar actividades de este tipo para que los jóvenes se sensibilicen con el arte de la poesía, para que se preparen a escuchar y pierdan el miedo al contacto con la literatura.
    Cuando vengas por estas tierras serás bienvenido en nuestro centro.
    enhorabuena.
    Un abrazo
    (Respecto a tu comentario, muy agradecida - pero me quedo con mis lombrices -)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Esmeralda, qué pena que haya tanta distancia, porque no me importaría hacerme un recorrido por esas tierras y, agradeciéndote la invitación, participar en algún acto de estos.
      Gracias por tu cercanía.

      En cuanto a "las lombrices" no había en mi intención ningún afán de enmienda. Apuntaba sólo mi parecer. Es que no veo a las lombrices muy "poetizables". Quizá sea fallo mío. Y mucho prejuicio, claro.

      Un abrazo.

      Eliminar