Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 6 de septiembre de 2012

Ese ejercicio de vivir




[Naturaleza muerta - Paul Cézanne]



Vivir —ese ejercicio que a tu lado
resulta tan sencillo—
es atrapar del tiempo la sustancia
con la que nos construimos:
ese lento caudal de savia viva,
de sueños, de latidos
que dicta el corazón enamorado
alzándose infinito;
el transitar sereno por las cosas
que marcan el camino,
el labio hospitalario, la sonrisa
inocente de un niño;
la amistad que se ofrece generosa,
cálida como el vino
y es tabla salvadora muchas veces,
cuando el mundo es un nido
de crótalos voraces y al acecho
del viajero perdido;
la palabra que sana y nos distingue
entre los seres vivos,
y con la cual podemos poner nombre
a cuanto descubrimos:
a aquello que nos duele o nos fatiga,
al fulgor, al instinto
que nos mueve a la vida; y a la muerte
que sella nuestro sino.
Vivir es convivir a cada paso
con el que coincidimos
en la contradicción, y que algún día
será polvo y olvido.
Mientras tanto, vivir es caminar
en busca de equilibrio.
Algo que de tu mano, compañera,
resulta tan sencillo.





11 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo, la vida es fácil en buena compañía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, como tú dices, completamente de acuerdo (guiño cómplice).

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Efectivamente, Antonio, que sería de nosotros si en nuestro viaje careciésemos de ese alguien, esa mano amiga, ese amor que nos ayuda a ver el camino más llano.

    Precioso poema, precioso, de veras.

    Un abrazo

    FINA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fina. Efectivamente, necesitamos a alguien con quien compartir lo bueno y lo malo de la vida. Y también, creo yo, necesitamos confirmarlo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Siglos hacía que no venía por aquí, amigo, pero merece la pena esperar para encontrarse esta barbaridad de poema. Una preciosidad! Impecable construcción, como era de esperar viniendo de ti. Ya me conoces y sabes que no puedo evitar estudiar la técnica, esos endecasílabos en verso libre alternados con los heptasílabos en consonante que recuerdan un romance pero que seguro que tiene otro nombre que ya no recuerdo. A veces las palabras, que son de premio en este caso, son solo una excusa para la música. Bueno, ya no digo más que me estoy poniendo pesada. Es que vengo muy poco, oiga, y tengo que aprovechar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, sabes que siempre es un placer recibir tus visitas. En cuanto a tu juicio sobre el poema, yo sé que no es del todo objetivo; te puede el afecto. Dicho esto, no te pones pesada y puedes escribir siempre y todo cuanto quieras. La puerta, como es habitual, está siempre abierta.

      Un abrazo doble.

      Eliminar
    2. Coartas mi inspiración y me coartas a mí, ya no me siento libre para explayarme. Hay que saber aguantar los elogios con estoicismo, amigo Antonio. Requiere más santidad incluso que los improperios. La próxima probaré con estos últimos. :-)

      Un abrazo triple.

      Eliminar
    3. Es que ha de saber, señora, que soy de condición tímida, y el mucho elogio me abruma. Claro, que yo tiendo a otorgarle siempre ese toque de exageración que conllevan las opiniones de quienes nos quieren y procuro tomarlos con equidistancia. Dicho esto, y como ya apuntaba, puedes expresarte como bien te apetezca. Incluso, con improperios. ¡Faltaría más!

      Abrazos para ambos dos (porque quede más claro lo de "doble").

      Eliminar
    4. Nuestro abrazo triple es porque participa también la Nina. Sí, sí, todavía está, con sus casi 13 añitos, su artrosis y conservando las ganas de jugar.

      Eliminar
  4. Ay, esos «crótalos voraces»... Sonaban en mi cabeza como extrañas castañuelas surrealistas (¿una metáfora atrevida de tanto ruido envolvente?), cuando acudí al diccionario y descubrí la pista ofidia. Siempre se aprende algo nuevo. Hermoso poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfredo, lo de los "crótalos" viene a ser (digámoslo así) una puesta al día del "prado de serpientes", de La Celestina; peor dicho si se quiere, pero igual de gráfico. Gracias por la visita y tu generoso visto bueno.

      Abrazos.

      Eliminar