Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

jueves, 22 de noviembre de 2012

Otro poema de amor





A la luz de tus ojos contemplé mil ciudades
que, por estar contigo, surgieron diferentes:
paisajes increíbles o rincones oscuros
que volviste asombrosos con tu sola presencia.
De tu mano he cruzado el yermo de mis días
hasta alcanzar el fértil territorio del alba
en donde tú amaneces dispuesta frente al mundo;
por donde tú me guías con paciencia y ternura.
Contigo he navegado el mar del calendario
desde un tiempo anterior al tiempo que nos lleva;
desde que mi cuaderno de bitácora, en blanco,
aguardaba el milagro de tu caligrafía.
A tu lado respiro el aire que respiras
y comparto contigo la tristeza del aire
cuando viene cargado de sombras que la vida
tantas veces dispone, porque no todo es fácil. 

7 comentarios:

  1. "porque no todo es fácil" hay frases que son
    el alma de una buena poesía y lo has clavado
    dándole categoría al cierre de tu poesía.
    Me ha gustado mucho,
    Un abrazo y buena noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, paco kali, por tu elogio a este poema que, con algunas variaciones, he comprobado que ya había subido al blog en otro momento. Celebro que te haya gustado.

      Bienvenido a este rincón de verbos y penumbras.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Al saltarme el título en el correo, pensé que sería, además de "otro" poema de amor, un poema de amor "otro", de otro tipo de amor (el filial, por ejemplo), tal vez en el fondo no tan distinto. La estrofa inicial, sostenía esa posible lectura, y el caminar de la mano con que se inicia la segunda, la apuntalaba, si bien después se abría paso claro el "otro" (mismo) sentido... y al venir a la página, la hermosa música bailable de Tchaikovski (la oigo mientras escribo estas líneas), no dejaba ya lugar a dudas. Aunque, curiosamente, el "amor otro", fuertemente aludido en los últimos versos, tiñe todo el poema de su más hondo sentido... de amor. (¡Vaya jardín en el que me he metido...!, pero confío en que sus laberintos conduzcan a algún centro.) En cualquier caso, hermoso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acaso, Alfredo, aquí se confirme aquello de que siempre escribimos el mismo poema. Habrá "otro poema de amor", sin duda. Démosle tiempo al tiempo. ¡Y vivan los jardines!

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Siempre que puedo hacer un hueco y llego a estas estancias tuyas, salgo pletoríca con el regalo inmenso de tu poesía. No sé que decirte para que se aproxime a lo bien que me he sentido al leer este "poema de amor"... Me ha encantando, sin darle más vueltas... aún sigo con el regusto de lo bien hecho.

    Por lo demás... medio bien... aunque voy sonriendo más a menudo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luisa, como ya sabes, tu presencia siempre es bienvenida. Celebro que tras un paseo por este rincón de verbos y penumbras (debería patentar la coletilla, que empleo desde la puesta en marcha del blog)salgas "pletórica" o "pletorica", que, a fin de cuentas, de las dos maneras debe venir a ser la misma o parecida sensación.

      Me alegran tus sonrisas. Hay que seguir.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡¡He escrito "pletoríca", debo ponerle remedio a mi sequía o estoy viendo que se me olvida escribir. :)) Besos y abrazos.

    ResponderEliminar