Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

domingo, 16 de diciembre de 2012

Retratos de amigos (*)



            Un buen amigo mío repite con cierta frecuencia algo así como que de todo hace ya demasiado tiempo, dando a entender que, en cierta medida, los recuerdos comunes que tenemos nos llevan a dar un salto hacia atrás que, para que nos vamos a engañar, a veces asusta. El tiempo va a lo suyo y, efectivamente, de todo (o de muchas cosas al menos) hace ya demasiado tiempo. Pero no siempre es malo volver atrás si, como en el caso que aquí apunto, sirve para un reencuentro entre viejos amigos; algunos de los cuales llevaban décadas sin verse. Eso es lo que, esencialmente, ha provocado la exposición Retratos de amigos, de Marcelo Pellicer, inaugurada el pasado viernes, 14 de diciembre, en la Escuela de Arte de Talavera de la Reina.
            Marcelo Pellicer, ceramista y pintor, natural de Santiago del Estero (Argentina) ciudad, dicho sea de paso, fundada por el talaverano Francisco Aguirre, apareció por Talavera a mediados de los años setenta con la maleta llena de ilusiones y el corazón abierto a la amistad. Fue por entonces cuando, a través de otros amigos, le conocí. Mi contacto con él fue bastante fugaz, pues pronto trasladó su domicilio, primero a Madrid y, posteriormente, a Marbella y zona de influencia, donde se afincó desde entonces. No obstante, aquellos encuentros hicieron que su recuerdo, aun en la distancia, se mantuviera vivo. Mis amigos (sus amigos), mientras tanto, continuaron siempre en contacto periódico con él.

 
            Hace un año, aproximadamente, a raíz de una visita de Marcelo a Talavera, surgió la idea de esta exposición: “Voy a haceros a todos un retrato”, dicen que dijo a los allí presentes. Y se embarcó en ello durante este tiempo. Así, acumuló algo más de la docena de cuadros que ahora se exponen, en los que va desde, casi, el hiperrealismo a la abstracción o, como en uno de los dos retratos de Barri, cercano al cubismo. Todo ello hace de esta muestra una exposición variada, atractiva al observador y, en otro plano, humana y afectiva.
            La apertura de la exposición, que corrió a cargo de la Directora de la Escuela de Arte y del propio autor, lejos de los protocolos que más de una vez se dan en este tipo de actos, fue cordial y sencilla, informal y breve, de modo que la anfitriona se limitó a dar unas pinceladas sobre el pintor —Profesor nacional de artes visuales, especializado en cerámica; miembro de la Academia Nacional de Bellas Artes Juany Apari, de Santiago del Estero (Argentina), entre otros méritos— y a agradecerle que hubiese elegido la Escuela para su exposición. El pintor, por su parte, se felicitó por haber reunido con esta muestra, después de tanto tiempo a tantos amigos, y a desear a todos los presentes paz y unas felices fiestas, dada la proximidad de las Navidades.
      Tras esto, los visitantes pudimos recorrer la exposición y departir amigablemente, recordar otros tiempos y hacer firmes propósitos de volver a reunirnos sin dejar pasar otros..., demasiados años.
            Apuntar por último que, a modo de homenaje hacia el autor de la exposición, Enrique Garrido, otro buen amigo del mundo del cine, aportó a la muestra su visión de Marcelo, en forma de la pintura y poema ilustrativo que aquí dejo. 
 
(*) La exposición estará abierta desde el 14 de diciembre al 12 de enero de 2013, desde las 8,30 de la mañana hasta las 21 horas, en la Escuela de Arte de Talavera de la Reina. Calle Segurilla, núm. 1.


2 comentarios:

  1. Y Que es la vida sino un puñado de recuerdos . . .
    pero para tener recuerdos hay que vivirlos y como
    no, recordarlos.
    Bonita entrada sobre la amistad y el recuerdo.
    Como siempre, un maestro de la vida -y nunca mejor
    dicho- del camino. D. Antonio.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, amigo; a la postre, fundamos nuestra vida en los recuerdos, entre los que, tocante a la amistad, adquieren importancia capital. Asi pues, sigamos recordando sin olvidar que, día a día, tenemos que seguir construyendo "otros recuerdos" para el futuro.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar