Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

viernes, 28 de diciembre de 2012

Vuelta al silencio





            Vuelvo al silencio. Y desde éste regreso a la escritura. A ella me entrego mientras me pregunto el porqué del silencio; aún más: el porqué de ese vacío que parece ocuparme en ocasiones, cuando las palabras se niegan (se me niegan) y yo deambulo buscándome del presente al pasado, sin acabar de comprender de quién es esa imagen que se burla de mí y me contempla, cínica, al tiempo que yo escribo desde el fondo impreciso de algo que llaman alma.

2 comentarios:

  1. El silencio es sólo otro matiz de la palabra, Antonio, así que no hay que asustarse cuando llega porque siempre desvela nuevos itinerarios. Todos somos escritores a tiempo parcial. La vida entonces parece hecha de palabras; en cambio, nos desconcierta el silencio porque nos deja a solas con nosotros mismos. Tus poemas volverán muy pronto y tus lectores los esperaremos con la certeza de que nos ayudarán a entender lo cotidiano un poco mejor. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices bien, José Luis, del silencio siempre se vuelve con fuerzas renovados. Sin embargo, al menos en mi caso, hay, digamos, una transición entre él y "la claridad" donde muchas veces tengo la sensación de que quedaré atrapado para siempre; un lugar donde lo que escribo parece de otro.

      El texto es ya antiguo, pero, me parece, siempre cercano.

      Abrazos.

      Eliminar