Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

martes, 11 de septiembre de 2012

Me respira el silencio




[Las Médulas © A.C.G.]



Me respira el silencio y yo respiro
el latir vegetal de la mañana,
la limpia transparencia del aire,
su sosiego.
Soy uno con el sol que se desborda
en su propio fulgor tras la delgada línea;
uno con los gorriones, golondrinas
y alondras que cruzan el espacio;
uno con la montaña —coliseo
de verde, mineral y centro oscuro —,
con la que hoy acompaso
el antiguo bagaje de mi respiración;
uno,
con ese gran pulmón de helechos, alcornoques,
hayas, pinos, castaños,
agua que se desliza, serpentea y abunda
en cuanto tiene vida en este templo abierto .

Entro dentro de mí cuanto más abro
mis pulmones al día,
cuanto más me desprendo de mí mismo
y me acerco
a la esencia de ser, a la montaña.
Callo
y aprendo mi propia pequeñez,
mi infinita soberbia como hombre,
mi nada
frente a este todo de poder callado:
furioso en ocasiones,
trágico muchas veces,
pero al tiempo armonía, eternidad,
palabra
esencial,
      silenciosa,
 impronunciable.

Un águila desciende del abismo
transparente del aire. Se dispara
veloz, sin más destino
que el choque con la presa: instante doloroso
del que apenas
queda un plumón latiendo a la deriva
y una desolación de cielo devastado.
Después, majestuosa,
acepta el discurrir de las corrientes
y tras un aleteo imperceptible
vuelve a perderse con el horizonte.

Así es la vida, digo:
luz y dolor a un tiempo; de la mano,
muerte y renacimiento,
                                      voz,
                                               grito
y estertor ahogado,
                                   agonía y silencio;
silencio y bautismal celebración.

Vida y muerte, al tiempo respirándose;
al tiempo, respirándolas
yo
hoy
en la mañana,
mientras el mundo calla
para que yo lo escuche.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Apunte de agosto




            Dejo pasar el tiempo a su albedrío. Así, sin hacer nada; con la mente en blanco; abandonado al aburrimiento y la apatía. Muero lentamente: lo sé. Pero cierro los ojos y sigo a lo mío. El tiempo, mientras tanto, cruel, impasible, me clava sus puñales.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Ese ejercicio de vivir




[Naturaleza muerta - Paul Cézanne]



Vivir —ese ejercicio que a tu lado
resulta tan sencillo—
es atrapar del tiempo la sustancia
con la que nos construimos:
ese lento caudal de savia viva,
de sueños, de latidos
que dicta el corazón enamorado
alzándose infinito;
el transitar sereno por las cosas
que marcan el camino,
el labio hospitalario, la sonrisa
inocente de un niño;
la amistad que se ofrece generosa,
cálida como el vino
y es tabla salvadora muchas veces,
cuando el mundo es un nido
de crótalos voraces y al acecho
del viajero perdido;
la palabra que sana y nos distingue
entre los seres vivos,
y con la cual podemos poner nombre
a cuanto descubrimos:
a aquello que nos duele o nos fatiga,
al fulgor, al instinto
que nos mueve a la vida; y a la muerte
que sella nuestro sino.
Vivir es convivir a cada paso
con el que coincidimos
en la contradicción, y que algún día
será polvo y olvido.
Mientras tanto, vivir es caminar
en busca de equilibrio.
Algo que de tu mano, compañera,
resulta tan sencillo.





miércoles, 5 de septiembre de 2012

Autoservicio




[Imagen tomada del blog: Gastronotas de Capel, de El País]            

          Qué tomará el señor, dijo el camarero desde el otro lado de la barra. Él tomó la bandeja de croquetas y echó a correr.

martes, 4 de septiembre de 2012

Bodas de plata

[Imagen tomada de www.forodefotos.com]



Que el tiempo es a la postre una mentira
es algo que confirman nuestros besos,
nuestra ávida mirada al encontrarse,
y la complicidad que nos construye
desde el primer encuentro hasta este instante.
“Bodas de plata.” Veinticinco años
de luz y de vivencias compartidas;
apenas un fulgor de calendario,
aunque el tiempo no ceda y lo demuestre.

lunes, 3 de septiembre de 2012

Arde el monte



[Vídeo en YouTube.  © Mar Molina]

Fuego en el monte.
La noche ensangrentada.
La muerte viva.