Rastros (Busca por aquí cualquier entrada con palabras-clave):

sábado, 19 de enero de 2013

Cordero sefardí




[Mi cordero sefardí © M. del Camino Elvira.]


                                     A César y Rafa,
                                   carniceros que tan bien me abastecen.

¡Cordero sefardí! Todo un concierto
de color y sabores en el plato.
Por puro gozo y por pasar el rato,
fijo en un cocineto tal acierto:

Le pido al carnicero, deshuesada
y hecha filetes, pierna de cordero
que en casa salpimiento con esmero
y dejo, en la sartén, firme y dorada.

Reservo. Hago un sofrito de cebolla,
incorporo aceitunas y piñones,
uvas pasas, almendras y canela.

Riego con vino dulce nuestra olla,
le añado miel, ciruelas u orejones,
y el cordero de nuevo a la cazuela.

Después dejo que cueza a fuego lento
hasta que esté en su punto el alimento.

4 comentarios:

  1. Jajajaja, me apunto a saborear tan comentado
    alimento y tan bien preparado, a fuego lento
    como debe ser.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A fuego lento es como siempre salen mejor las cosas. Si te animas con la receta en algún momento, espero que me cuentes qué tal salió.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Nunca ha tenido mi persona,
    dedicatoria más sabrosa.
    Por eso pido a las musas
    con su mágico encantamiento,
    te sigan acompañando
    en la prosa y en el verso,
    para que sombra y penumbra
    perdure por mucho tiempo.
    Y que el mentado cordero
    haya sido de provecho.

    Un saludo. Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafa.
      De todas formas, ya se sabe que lo primero que se necesita es buena materia prima. Y ahí es donde entráis vosotros. Sin ella, ni cordero sefardí ni versos que lo cuenten.

      Un saludo.

      Eliminar